Menú Buscar
La guía para que convertirse en una persona madrugadora

La guía para que convertirse en una persona madrugadora

Las personas que se levantan temprano son más felices, según un nuevo estudio

4 min

Ser una persona madrugadora no se nace, se hace. Levantarse temprano, aprovechar el día y, además, ser más productivo tiene beneficios. 

Según un estudio de la Universidad de Toronto, las personas madrugadoras son más felices. La marca de lácteos sin lactosa,Kaiku Sin Lactosa, que acompaña en el día a día de sus consumidores, comparte las claves para despertarse antes, y de mejor humor.

Duerme más y mejor

El primer paso para ser una persona madrugadora, comienza con un sueño reparador. Los españoles dormimos menos que la media europea y de peor calidad, sin embargo, cambiar la rutina antes de acostarse tiene beneficios a medio y largo plazo: cenar siempre dos horas antes de dormir o dejar los aparatos electrónicos a un lado (móviles, Tablet, ordenador), ya que la luz azulada que proyectan llega a suprimir la síntesis de la hormona del sueño, la melatonina.

Desayuno inteligente

Durante la noche, nuestro metabolismo reduce los niveles de azúcar hasta el mínimo, con lo que a primera hora del día es importante equilibrarlo mediante un desayuno energético. ¿Las claves para un desayuno perfecto? Proteína, fruta y/o verduras y cereales integrales. Para aquellas personas que necesitan sí o sí su dosis de café nada más levantarse, un consejo es acompañarlo de leche sin lactosa, para aportarle a la bebida proteínas y calcio, además de ser más ligera. 

Ten todo planeado el día anterior

Es importante evitar “problemas” o entorpecimientos de buena mañana, para seguir con la rutina. Por ejemplo, preparar la noche anterior cosas como la ropa del día siguiente, la bolsa del gimnasio y el tupper para la comida, favorecerá tomarse la mañana con un respiro, e invertir ese tiempo extra en hacer ejercicio, leer o simplemente, disfrutando de un buen desayuno. Procrastinar no entra en el vocabulario de una persona madrugadora. 

Crea una rutina

Implementar una rutina por las mañanas, predispone a nuestro cerebro a hacer algo, es decir, al igual que en el gimnasio, sabemos cuáles son los pasos o tareas que hacer antes de salir por la puerta, con lo que estamos más predispuestos a levantarnos temprano. Otra buena forma de levantarse temprano y de buen humor, es establecer una rutina por las noches: leer siempre antes de acostarse junto a un vaso de leche caliente, lo que permitirá avisar al cerebro de que es hora de dormir. 

Luz matutina

Nuestro cerebro está muy ligado a los cambios de luz, ya que condicionan las distintas etapas del día (mañana, tarde, noche), preparándolo para adaptarse a cada ambiente y momento (nos relaja, nos mantiene concentrados, etc.).  De esta forma, para despertarse de forma natural e incluso sin despertador, conviene recibir luz natural por las mañanas, por ejemplo, colocando la cama cerca de la ventana. 

Estrategias para despertarse

Si los anteriores pasos todavía no funcionan, al menos a corto plazo, existen pequeños trucos que consiguen activarnos de par de mañana. Por ejemplo, forzarnos a salir de la habitación (para ir al baño o beber un vaso de agua), hacer la cama, poner música e incluso realizar estiramientos para activar el cuerpo después de 8 horas acostado.