Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una científica sostiene una probeta /EP

Un grupo de científicas hispalenses descubre la fórmula del brebaje que permite comer sin engordar

El estudio ha sido llevado a cabo por cuatro mujeres titulares de la facultad de Farmacia de la Universidad de Sevilla

3 min

Un grupo de investigadoras de la Universidad de Sevilla ha hallado la fórmula de la panacea universal. Se trata de un brebaje que permite comer sin que las grasas acumuladas generen consecuencias nocivas para la salud.

El compuesto, elaborado con gel de aloe e hidroxitirisol, previene el sobrepeso, la hiperglucemia, la hipercolesterolemia y reduce el riesgo cardiovascular. La investigación ha sido liderada por la profesora titular de FarmacologíaÁngeles Fernández Arche, de la facultad de Farmacia hispalense, aunque en ella también han participado Dolores García Jiménez, Roció de la Puerta Vázquez y Ana María Quílez Guerrero.

La fórmula mágica: un antioxidante natural 

Según revela Fernández Arche, la pócima está compuesta por un potente antioxidante natural, presente en la hoja y fruto del olivo. Además presenta una gran capacidad para reducir el peso y también sirve para mejorar disfunciones metabólicas como la elevación de la glucosa y el colesterol, muchas veces asociadas a la obesidad en buena medida y a una falta de disciplina alimentaria.

Cuanto al hidroxitirisol, la titular señala que es el responsable de gran parte de los efectos saludables del aceite de oliva virgen, al haber demostrado poseer numerosas propiedades curativas. De hecho, se le atribuyen cualidades antiinflamatorios, antitrombóticos, antimicrobianos y antienvejecimiento.

Ensayos con animales 

El ensayo se ha llevado a cabo por medio de los resultados obtenidos en la expermientación con animales. En concreto, con ratones de laboratorio a los que se atiborró con una dieta alta en grasas saturadas, al mimso tiempo que se les administraba el elixir que ellas mismas habían preparado.

Los datos revelaron que tras ocho semanas, los roedores no habían aumentado de peso y se les había logrado reducir los niveles de colesterol y glucosa en sangre. Algo que no ocurrió en otro tipo de animales que también participaron en el ensayo y a los que no se les administró el brebaje. Así las cosas, las investigadoras esperan ahora que una empresa les compre la patente de su pócima con el fin de poder comercializarla.