Menú Buscar
Muebles orientación Feng Shui / Pexels en Pixabay

Feng Shui: cambios para atraer las energías positivas a tu hogar

Parte de la cultura ancestral china se sustenta en la disposición de una casa para que tenga buena energía

Manuel Martínez Sánchez
6 min

Jugar en familia, dedicarse a ver series y películas, y también reordenar los muebles de la casa son algunas de las ocupaciones para esta cuarentena. En este caso, cuando la intención es darle un aire innovador al hogar, existen varias formas de hacerlo, y una de ellas es a través del Feng Shui. Una pseudociencia china que defiende que una casa tendrá mejor o peor energía en función de cómo esté ordenada.

Las palabras Feng Shui significan viento y agua, y son recursos metafóricos sobre el equilibrio que debe tener un hogar. Tiene su origen en un antiguo sistema filosófico chino de origen taoísta, basado en la ocupación del espacio y en la armonía que esto produce. Ha llegado hasta nuestros tiempos porque durante la época del imperio chino se consideraba prácticamente un asunto de estado. Por ello, quedó arraigada en la población local y, posteriormente, se expandió por todo el mundo.

Equilibrio entre viento y agua

Esta creencia, que ya acumula siglos de historia, puede aplicarse en cualquier ámbito de la vida, siempre que se extrapole correctamente. El equilibrio entre el viento y el agua hace referencia al qi o chi, que es como se denomina a la energía. El viento dispersa el qi, mientras que el agua lo acumula. En la antigüedad se estudiaban los paisajes para entender qué espacios acumulaban o dispersaban la energía como, por ejemplo, las montañas y los ríos.

Ese estudio es el que se adapta actualmente al orden que deben seguir los elementos de una casa. No obstante, ni el viento ni el agua son los únicos caminos para atraer el qi, también lo es el equilibrio. Por ello, uno de los ejemplos sencillos que utiliza esta creencia es la metáfora del Yin y el Yang. El significado de esta contraposición de fuerzas es ampliamente conocido y significa que para que exista uno se necesita al otro.

Yin Yang / Alexas Fotos en Pixabay
Yin Yang / Alexas Fotos en Pixabay

Mapa Bagua para la orientación del hogar

Otro de los pilares del Feng Shui es el Mapa Bagua. Este sistema hace referencia a las ocho orientaciones que puede tener cualquier cuerpo y que en occidente se conocen a través de los mapas. Cada una atraerá al hogar un tipo de energía, por ello, esta creencia asegura que, en función de las necesidades de los habitantes que allí residen, el lugar que ocupan los muebles debe ser uno u otro.

  • Norte: Carrera, trabajo y vida. Riñón, huesos, vulva y oído.
  • Noreste: Autoconocimiento, intelecto y conexiones. Estómago, pecho y manos.
  • Noroeste: Viajes, benefactores, amigos. Pulmones y cabeza.
  • Este: Antepasados, familia y salud. Ligamentos, piernas y pies.
  • Sureste: Finanzas, fortuna y prosperidad. Huesos y cadera.
  • Sur: Fama, reputación y reconocimiento. Corazón, ojos y arterias.
  • Oeste: Creatividad, hijos y descendencia. Nariz, boca y cabello.
  • Suroeste: Matriarca y matrimonio. Órganos internos.

Feng Shui en la práctica

En este punto, existe la opción de atraer al hogar un solo tipo de qi, potenciando una de las orientaciones Bagua o haciéndolo de forma global. En este último caso, es necesario orientar el plano de la casa a través de una brújula, para saber en qué lugar quedan cada una de las estancias. A partir de aquí, esta creencia aporta varios consejos para que esas zonas de la casa atraigan la energía que les corresponde y exista equilibrio. El área que quede al norte deberá estar decorada con los colores azul y negro, así como incluir elementos que simulen el agua y evitar la madera en virtud del metal.

En el noreste deben predominar los tonos arena y amarillo y también encender unas velas. Las estancias que caigan en el lado este están relacionadas con la naturaleza y los colores verde y marrón. El sudeste del Bagua comparte las mismas tonalidades, aunque habrá que añadir elementos de madera y artículos ostentosos, relacionados con la riqueza. La zona sur conecta con la fama. Para ello, lo recomendado son diplomas o galardones como decoración, y toques en color rojo, púrpura o naranja. El suroeste se ve fortalecido con la presencia de alfombras. Por su parte, el oeste se rige por el metal y los colores o elementos deberán mantener ese tono. Al igual que el noroeste, donde deberá haber imágenes de zonas donde se desee viajar.