Menú Buscar
Imagen de una célula de leucemia, uno de los cánceres más mortales / RTVE

Crean un 'superfarmaco' eficaz contra la mayoría de cánceres

Un hospital español será laboratorio de pruebas del Omomyc, que ataca un gran abanico de tumores sin dañar el resto del cuerpo humano

3 min

Un equipo de investigadoras ha creado un nuevo fármaco que podría ser eficaz contra la mayoría de cánceres. El Omomyc, un medicamento experimental que ataca las células cancerosas, se probará en el Vall d'Hebron Barcelona Hospital Campus a partir de 2020.

El avance científico ha sido publicado esta semana en la revista Science Translational Medicine [ver publicación aquí]. Sus creadoras precisan que el preparado ataca e inhibe el gen Myc, que se encuentra en las células sanas pero que estimula el desarrollo del cáncer. Otros investigadores habían tratado de bloquear esta proteína anteriormente, pero sus tratamientos acabaron sin éxito por el daño que provocaban sobre los tejidos normales del cuerpo.

Ensayos en pacientes

Ello cambiará a partir de ahora. Sus creadores consideran útil el Omomyc, que penetra en las células cancerosas y desactiva los oncogenes Myc sin provocar más que "suaves, bien tolerados y reversibles" efectos secundarios en el paciente oncológico. Es por ello que creen que el fármaco experimental "merece desarrollo clínico".

Dicho y hecho. El Vall d'Hebron Instituto de Oncología (VHIO), el brazo investigador contra el cáncer del mayor hospital de Cataluña, ensayará los efectos del preparado en pacientes que presentan tumores. Lo hará bajo la tutela de la bióloga Laura Soucek, que lleva 20 años estudiando el gen Myc.

Nueva estrategia terapéutica

El centro sanitario español probará el superfármaco después de que la investigadora y una colega suya del mismo instituto, Marie-Eve Beaulieu, hayan conseguido superar dos de los obstáculos que impedían el avance de este tratamiento. La aportación de Beaulieu ha sido clave para que la terapia molecular consiga penetrar en las células cancerosas superando la membrana exterior del núcleo, algo que otros preparados anteriores no conseguían, quedando bloqueados en el perímetro exterior.

Tras ello, las dos mujeres científicas han conseguido mitigar los efectos secundarios de la terapia. Cabe destacar que el gen Myc se encuentra en el 25% de las células del cuerpo humano. Su labor es facilitar la multiplicación de células, un proceso clave en el crecimiento del organismo y la renovación de tejidos. Ahora, Soucek ha descubierto que el proceso celular no se interrumpe cuando se inhibe la proteína. Solo las células cancerosas dependen de la actividad de este gen, por lo que desactivarlo abre una ventana de oportunidad para frenar un gran abanico de cánceres sin efectos sobre el resto del cuerpo humano.