Menú Buscar
Foto de Henri Le Masne, el esquiador desaparecido / FACEBOOK

Identifican a un esquiador desaparecido hace más de 60 años gracias a las redes sociales

Una publicación en internet en la que se pedía colaboración terminó por esclarecer una investigación estancada

06.08.2018 16:28 h.
3 min

La pasada semana la policía italiana indicó a medios de comunicación la identificación de un esquiador francés que desapareció hace más de 60 años, en 1954. Un caso que durante tantas décadas no pudo esclarecerse y que finalmente se resolvió hace escasos días, gracias al poder de alcance de las redes sociales.

Nos remontamos al año 2005, momento en el que fueron encontrados restos humanos y un equipo de esquí en la Cima Bianche del valle Valtournenche de la región de Aosta, una zona cercana a la frontera con Suiza en el norte de Italia. Tras las primeras investigaciones forenses, se determinó que se trataba de un hombre que medía en torno a 1,75 metros de altura y que tenía cerca de treinta años de edad en el momento de su muerte.

La investigación se estancó

Junto al cuerpo y el equipo de esquí fueron encontradas otras pertenencias tales como unas gafas, un reloj y restos de la camisa que llevaba puesta. Debido a que no pudieron esclarecer nada más sobre la identidad del individuo, decidieron darle salida al asunto a través de las redes sociales.

Cima Bianche del valle Valtournenche donde desapareció un esquiador en 1954 / GULLIVER.IT

Cima Bianche del valle Valtournenche / GULLIVER.IT

En el mes de junio, decidieron hacer públicos los escasos hallazgos de la investigación en Facebook, dándole especial difusión entre los usuarios de Francia y Suiza, con el objetivo de que alguien ayudara a arrojar algo de luz sobre la identidad del desaparecido.

Las redes sociales dieron con dos familiares

Finalmente, sucedió. Una mujer francesa llamada Emma Nassem contestó a la llamada diciendo que aquel hombre podría ser su tío Henri Le Masne, quien había desaparecido en 1954 mientras esquiaba cuando una tormenta le alcanzó cerca de Matterhorn. Aquella información llegó a oídos del hermano de Henri, Roger Le Masne. A sus 94 años de edad, reconoció emocionado que podía tratarse de su hermano, quien era “una persona muy independiente”.

Roger Le Masne ayudó a esclarecer todos los detalles que quedaban por resolver de la investigación. Proporcionó pruebas gráficas que demostraban que las gafas encontradas, efectivamente, pertenecían a su hermano. Además, se sometió a una prueba de ADN que terminó por confirmar sesenta años después la identidad de aquel hombre desaparecido en 1954.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información