Menú Buscar
Una foto de archivo de una taza de café junto a un ordenador

¿Por qué nunca debes rechazar un café en una entrevista?

Según un especialista laboral debemos aceptar siempre el ofrecimiento para crear vínculos informales de conexión inerpersonal

2 min

Asistir a una entrevista puede ponerte de los nervios. Muchas veces, el entrevistador nos ofrece un café, agua o té y otras muchas, el entrevistado, por inseguridad o timidez, decide declinar la oferta.

Según Scott Steinberg, un experto en etiqueta laboral, declinar una oferta así, por superficial que parezca, es una mala decisión. Según el especialista, acceder al ofrecimiento influye en muchos aspectos de la entrevista.

En primer lugar, hace sentir más cómodo al aspirante al puesto, mientras que también se envía un mensaje de agradecimiento por la hospitalidad y de confianza al futuro jefe.

Dinámicas sociales

Steinberg señala que la bebida también ayuda a establecer una dinámica social en la que las partes son más propensas a tratarse como iguales, incluso si una de ellas está, laboralmente, en un papel subordinado. El hecho de ofrecer una bebida se utiliza cmo algo informal para dar pie a una conversación formal. 

Eso sí, nunca pidas nada, ya que podría ser incómodo y sobre todo, nada de acompañarlo con comida. El riesgo de mancharse, hablar con la boca llena, llenar de migas el lugar o incluso morderse cuando uno habla puede proyectar una visión poco adecuada de lo que se te pide en la entrevista.