Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Científica extrayendo fósiles de hombres neandertales / EFE

La endogamia, un factor clave para la extinción de los hombres neandertales

Un trabajo dirigido por investigadores del CSIC afirma que una elevada endogamia pudo ser relevante en la extinción de estos seres primitivos

3 min

El matrimonio, la unión y reproducción entre individuos de ascendencia común pudo ser un factor clave para la extinción de los hombres neandertales, una especie del género Homo que habitó en Europa, Próximo Oriente y Medio y Asia Central hace, aproximadamente, entre 230.000 y 40.000 años, durante el final del Pleistoceno medio y casi todo el superior. Un estudio realizado por paleoantropólogos, genetistas y arqueólogos del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC), del Instituto de Biología Evolutiva (IBE) y de la Universidad de Oviedo ha reabierto uno de los debates más activos de la paleontología, que gira en torno a la desaparición de los neandertales hace unos 40.000 años.

Según explican los investigadores, una combinación entre factores ecológicos y demográficos pudieron llevar a la extinción de esta especie. Los neandertales vivieron en grupos pequeños y separados geográficamente entre sí, por lo que estaban prácticamente aislados. Como resultado de esto, empezaron a cruzarse entre los miembros de una misma familia y, con el paso del tiempo, esta endogamia pudo llevar a una importante disminución de la variabilidad biológica neandertal.

Entre 2000 y 2013 se recuperaron en el yacimiento de El Sidrón más de 2.500 restos óseos de trece individuos neandertales

El equipo científico utilizó los restos fósiles de varios individuos hallados en la cueva de El Sidrón, en Piloña (Asturias), el yacimiento neandertal más completo de la península Ibérica y uno de los más importantes del mundo. Entre estos, los investigadores estudiaron cuatro mandíbulas, tres maxilares, multitud de dientes, fragmentos craneales y diferentes huesos del tronco y las extremidades, es decir, fósiles de todo el esqueleto en los que detectaron hasta diecisiete anomalías congénitas distribuidas por todo el cuerpo.

Investigador del CSIC / CSIC

Investigador del CSIC / CSIC

Los restos óseos analizados pertenecían a un grupo familiar de trece individuos: siete adultos (cuatro mujeres y tres hombres), tres adolescentes y tres niños que compartían las mismas anomalías congénitas en la nariz, la mandíbula, las costillas, el pie y la muñeca, lo que determinaría que estos rasgos anormales pudieran haberse heredado genéticamente por la endogamia, práctica que probablemente se intensificó en los últimos grupos de neandertales para sobrevivir.