Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La carta que analizan si fue lanzada desde el Titanic / TWITTER

Encuentran una carta en una botella que pudo ser lanzada desde el Titanic

Un grupo de científicos de la Universidad de Quebec investiga si se trata de un cúmulo de coincidencias o, por el contrario, una falsificación

3 min

El 10 de abril de 1912, el Titanic zarpó desde el puerto de Southampton (Reino Unido) destino a Nueva York. Cuatro días después, un iceberg se cruzó en su camino y se produjo el naufragio más famoso de la historia. Sin embargo, casi 110 años después, el barco "insumergible" continua dando que hablar.

Un grupo de científicos de la Universidad de Quebec (Canadá) investiga si la carta que hallaron en el interior de una botella en 2017, encontrada en la Bahía de Fundy de la costa atlántica canadiense, fue escrita y lanzada al mar por una pasajera del Titanic antes de naufragar. Las coincidencias son muchas, pero existe la posibilidad de que sea una falsificación.

La pasajera que firma, existió

El Titanic salió de Reino Unido dirección Nueva York, pero antes hizo escala en Cherbourg (Francia) y Queenstown (Irlanda). Por ello, tal y como se extrae de la carta, científicos de la Universidad de Quebec analizan si fue escrita por Mathilde Lefebvre, una niña francesa de 12 años que viajaba a Estados Unidos para reunirse con su familia

Las hipótesis apuntan a que la niña escribió la carta durante un trayecto que duró tres días, desde que zarpó de Cherbourg hasta que chocó contra el iceberg. Y es que, según su investigación, sí hubo una niña francesa llamada Mathilde Lefebvre que viajaba en el Titanic con su familia camino a Estados Unidos para reunirse con su padre, que encontró trabajo en Nueva York.

Dos factores lo ponen en duda

El supuesto mensaje que Lefebvre pone: "Voy a tirar esta botella al mar. Tenemos que llegar a Nueva York en unos días. Si alguien la encuentra, póngase en contacto con la familia Lefebvre en Liévin". Unas palabras que concuerdan con las pruebas halladas, y que se apoya con el análisis del profesor de arqueología de la Universidad de Quebec, Nicolas Beaudry: "Los materiales son coherentes con la fecha". Sin embargo, pese a que su estudio y los motivos concuerdan, no descartan la posibilidad de que sea "una falsificación"

Todas las hipótesis están abiertas, pues los científicos han encontrado dos factores que ponen en duda su autenticidad: la caligrafía, que sería diferente a la que se enseñaba en Francia a comienzos del siglo XX; y las corrientes marinas, que deberían haber llevado la botella hacia las costas atlánticas europeas. "La probabilidad de que la carta llegase a la Bahía de Fundy es inferior al 1%. Es bastante improbable, pero no imposible", asegura el catedrático de oceanografía de la misma universidad, Daniel Bourgault.