Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Teléfono móvil donde se puede leer una noticia sobre la pandemia / Obi Onyeador en UNSPLASH

Los peligros del 'doomscrolling' o la adicción a las noticias negativas

Una acción muy repetida, sobre todo tras el estallido de la pandemia, y que pone en riesgo la salud mental de quienes la padecen

Victoria Herrero
6 min

Leer la palabra doomscrolling en la mayoría de los casos quizá no diga nada ya que pocos sabrán a qué se refiere este concepto escrito en inglés. Un término que se usa para la adicción que tienen algunas personas a la hora de consumir información de manera compulsiva; pero no cualquier tipo de noticia, sino aquellas que son verdaderamente dramáticas o negativas relacionadas con la muerte, catástrofes o cuestiones de salud como el caso de la pandemias. 

Esta acción, siempre y cuando sea desmesurada, puede traer a la larga consecuencias para el bienestar y la salud mental de esa persona "enganchada" al doomscrolling. Sobre todo si se tiene en cuenta que esa consulta que se hace de la actualidad suele darse al final del día, con el móvil cuando uno ya está en la cama. Lo primero que se ve afectado en este caso es el sueño; pero hay más consecuencias negativas. 

Hombre leyendo noticias negativas en su teléfono móvil / Nubelson Fernandes en UNSPLASH
Hombre leyendo noticias negativas en su teléfono móvil / Nubelson Fernandes en UNSPLASH

¿Cómo se desencadena el doomscrolling ?

El concepto de doomscrolling ya se conocía antes del estallido de la pandemia, sino embargo fue llegar esta a nivel mundial y el término adquirió una mayor presencia unido a ese escenario negativo lleno de incertidumbre. Si se hace una traducción aproximada de esta palabra en inglés esta se refiere a ese interés que la persona tiene por lo mórbido o por lo más oscuro de la condición humana. 

Una adicción que comienza consumiendo una mala noticia a través del teléfono móvil (ya sea esta cierta o bien un rumor falso) y a la que le sigue en cadena una lectura desmesurada de más informaciones que nada tienen de positivo o esperanzador. A esto se suma que las noticias en la actualidad ahondan más en lo visual o en lo impactante, por lo que este es uno de los argumentos de ese enganche ante los dramas que puedan ocurrir en cualquier parte del mundo. 

Consecuencias negativas

Entrar en esa espiral afecta y mucho a la salud de esa persona que ha caído en ese círculo de querer mirar cada vez más noticias negativas. Así pues, los que ya tienen una adicción en este sentido pueden experimentar síntomas como estrés, cuadros de ansiedad, episodios de insomnio (por eso de que muchas veces se consumen esas noticias cuando se van a la cama), un humor variable, depresión y hasta comportamientos agresivos.

Es más, el doomscrolling trae consigo una preocupación excesiva acerca de que algo malo pueda ocurrir, aparecen las denominada teorías de la conspiración y esa persona puede sufrir un estrés posttraumático, además de estar en una situación de continua preocupación por cuestiones en las que, en situaciones normales, ni repararía.

¿Cómo saber si es un caso de doomscrolling?

No resulta para nada complicado saber si se está ante un caso de doomscrolling. Es más una persona si nota que se pasa el día consumiendo noticias y la mayor parte (por no decir todas) tienen un contenido negativo, seguramente podrá adivinar que se encuentra dentro de esta adicción relacionada con la actualidad más inmediata.

Otra de las señales para verse reconocido en este caso es si esa persona empieza a experimentar una sensación de angustia, más allá del momento de estar leyendo esa noticia, que le lleva a preocuparse en exceso por nimiedades; además de ir reconociendo actitudes de tipo paranoide

Consejos para frenar esa adicción

Cuando uno llega a este punto hay marcha atrás y se puede frenar esta adicción por medio de una serie de consejos o recomendaciones como recuerdan los profesionales de la Fundación Efecto Mariposa que trabajan con pacientes en el terreno de la psicología y la salud mental. Así pues, uno de los primeros consejos que se da a las personas que sufren esta patología psicológica es que poco a poco vaya limitando el consumo y el acceso que se tiene hacia los medios de comunicación; especialmente si esto se hace nada más levantarse o como última acción al final del día. 

En este nuevo hábito de buenas costumbres es importante no caer en actitudes o pensamientos catastrofistas y conceder a cada cosa o situación la importancia que realmente tiene. Dicho de otro modo, aprender a relativizar al tiempo que se trabaja en una actitud consciente y realista cada vez que se ve una noticia. En este caso también es buena idea proponerse de vez en cuando hacer un día o unas horas de desconexión total del teléfono móvil y ayudarse de la práctica de sesiones de meditación o mindfulness