Menú Buscar
Una foto de Michael Bates, que dimitió por llegar tarde al Parlamento

Un lord dimite “avergonzado” por llegar dos minutos tarde al Parlamento

La decisión sorprendió a los demás lores, que lamentaron su decisión con gritos de “¡no!”

3 min

El secretario de Desarrollo Internacional del Reino Unido, Michael Bates, dimitió el pasado miércoles por llegar unos minutos tarde a la Cámara de los Lores, donde debía responder una pregunta de otra parlamentaria a la que no llegó a tiempo. La decisión sorprendió a los demás lores, que lamentaron su decisión con gritos de “¡no!”. Pero él aseguró sentirse “completamente avergonzado por no haber estado en mi sitio. Y por lo tanto, debo presentar mi dimisión a la Primera Ministra con efecto inmediato. Le pido disculpas” sentenciaba al acabar su intervención.

La repentina decisión duró menos de 24 horas, ya que al acabar el día el gobierno de Theresa May  había rechazado su dimisión por no “considerarla necesaria”.

Cumplimiento de los tiempos

Bates debía estar en su asiento a las 15 horas para responder a una pregunta de la parlamentaria laborista Ruth Lister sobre la desigualdad salarial, pero llegó unos minutos tarde y, en su lugar, respondió el portavoz principal de los Lores. Según la prensa británica, el dirigente conservador se demoró porque los discursos que preceden a las preguntas, que normalmente las retrasan, habían cumplido este miércoles los tiempos previstos. 

Al llegar, Bates se dirigió a la cámara de la siguiente forma: "Me gustaría ofrecer mis más sinceras disculpas por mi descortesía a la baronesa Líster al no estar en mi puesto para responder a su pregunta en un asunto tan importante. (...) Durante los cinco años en los que tuve el privilegio de responder a las preguntas en nombre del gobierno, siempre creí que debíamos alcanzar los estándares más altos posibles de cortesía y respeto." comentó justo antes de anunciar su dimisión.

La laborista Angela Smith dijo más tarde que no era necesario dimitir: “Una disculpa por parte del Lord Bates hubiera bastado perfectamente”.