Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
'La jungla de cristal', una de las películas para ver en Navidad / 20TH CENTURY FOX

¡Cuidado! En 2020 podrían hacerse realidad estas películas de Navidad

No todo el cine con motivos navideños está lleno de buenos sentimientos e historias edulcoradas...

Carlos Losada
6 min

El año 2020 está a punto de acabar como uno de los peores de la historia reciente. Tanto es así que mucha gente está deseando que llegue 2021 para ver si cambia la suerte y se detienen las malas noticias. Pero antes de que eso suceda hay que pasar las fechas navideñas y sus típicas películas.

Sin embargo, no todas cuentan historias de amor y felicidad, sino que las hay verdaderamente catastróficas. Y claro está, según va el año, no sería de extrañar que alguna de ellas se hiciera realidad.

Terroristas por todas partes

Una de las opciones más peligrosas es que John McClane esté cerca y la Navidad se convierta en un chorreo de ataques terroristas y cadáveres de estos. Y es que una de las mejores películas que se desarrollan en Navidad es La Jungla de Cristal, en la que Bruce Willis borda uno de los mejores papeles de su carrera (al que, por cierto, llegó después de que muchas estrellas de la época lo rechazaran).

La película tuvo tanto éxito que los productores decidieron que con una Navidad desastrosa no era suficiente, de modo que en La Jungla 2, el irónico “héroe a su pesar” tuvo que resolver la situación en el Aeropuerto Internacional Dulles cerca de Washington D. C. Así que el primer peligro de este 2020 es no tener a John McClane cerca o al contrario… tenerlo.

Monstruitos malvados

Otro film navideño por antonomasia es Gremlins, pero lejos de ser una bonita historia entre un muchacho y su nueva mascota Gizmo, se convierte en una terrorífica experiencia para todo un pueblo.

Por lo tanto, si a alguien le regalan algo tan extraño como un mogwai, que tenga mucho cuidado de no mojarlo ni de darle de comer después de medianoche, puesto que podría desatar el caos. Del pequeño ser aparecerán otros que resultan especialmente malignos y que tienen un aspecto siniestro (y nada navideño).

Cuidado con los fantasmas

A la lista de peligros navideños que puede traernos el año 2020 hay que añadir los fantasmas, especialmente uno llamado Vigo el Cárpatiano, el malvado espíritu al que quieren liberar para que desate el mal sobre la siempre atacada ciudad de Nueva York.

Si algo así ocurriera, no estaría de más que los Cazafantasmas estuvieran cerca, tal y como ocurría en la secuela de estos personajes dedicadas a erradicar cualquier espíritu molesto de las calles, incluso en la Navidad. Es más, si es necesario ponerse gorros de Papá Noel, así lo harán.

"Imagen de Cazafantasmas 2" / COLUMBIA PICTURES
Imagen de 'Cazafantasmas 2' / COLUMBIA PICTURES

Tiempo de psicópatas

¿Qué mejor momento para que aparezcan psicópatas que en la Navidad de 2020? No sería de extrañar si se tuvieran en cuenta algunas propuestas que han llegado a la gran pantalla. Una de ellas fue Noche silenciosa, noche sangrienta, en la que un peligroso asesino armado con un hacha no está por la labor de que se descubran cosas del pasado que sucedieron en un pueblo de Nueva Inglaterra (EEUU).

Algo parecido sucede con Navidad Sangrienta, film en el que un grupo de estudiantes de una hermandad femenina caen como moscas ante un acosador desconocido y un poco desequilibrado. También en Black Christmas se dedican a ir asesinando gente en plena época de paz y amor. ¿Qué buen plan este fatídico año, no?

Zombis y niños asesinos

Los guionistas rizaron el rizo con las dos siguientes propuestas, pero qué duda cabe que serían muy dadas a que se produjeran en 2020. En The Children, una familia está disfrutando de una apacible Navidad cuando los niños de la misma comienzan a comportarse de un modo un poquito extraño. Y es que un virus se les ha metido en el organismo y les hace comportarse de un modo algo radical: matan a sus parientes.

Por su parte, en Ana y el Apocalipsis, una adolescente y sus amigos no van a disfrutar de la visita de Papá Noel, sino que tendrán que sobrevivir a un ataque zombie en el que cientos de muertos vivientes no están muy por la labor de que sea una blanca Navidad. Eso sí, para ello podrán hacer números musicales y bailar con inesperadas coreografías. Y es que ningún argumento es malo para pasar los días más amorosos del año. Eso sí, ¿quién prefiere las edulcoradas películas con tramas imposibles entre príncipes, princesas y personajes más irreales que el Grinch?