Menú Buscar
Mujeres abrazándose / UNSPLASH - BECCA TAPERT

Cuatro mujeres catalanas que hicieron historia

Maria Cinta Balagué o Lluïsa Vidal son algunos de las exponentes femeninas durante el siglo XX

Juan Antonio Marín
6 min

Arranca el mes de marzo con la fecha destacada del Día Internacional de la Mujer. El 8 de marzo fue nombrado por la ONU como el día mundial para reconocer y reivindicar el papel de la mujer en la sociedad. En la actualidad, se celebran numerosas concentraciones en búsqueda de una igualdad real entre géneros, un objetivo que poco a poco se va consiguiendo. Y es que el sexo femenino se ha mantenido, en gran parte, en un segundo plano a lo largo de la historia. Las mujeres que lograron ser reconocidas sirvieron de inspiración para otras muchas.

Inspiración para una generación que se veía capaz de cambiar las cosas. En el mundo de las ciencias destacó Marie Curie. Su trabajo en el campo de la radioactividad le llevó a ser galardonada con el Premio Nobel, tanto de Física como de Química. Fue una de las muchas pioneras que aparecieron en las diferentes materias. España también contó con varios exponentes femeninos a lo largo del siglo XX. Muchas de ellas originarias de Cataluña.

Las mujeres del modernismo

La tierra donde desemboca el Ebro siempre se ha posicionado en la vanguardia. La industria y las posibilidades económicas derivaron en la creación de un estilo artístico único, el modernismo. Aunque el movimiento de finales del siglo XIX se extendió por parte de Europa, fue en Cataluña donde logró un importante impacto. Siempre se tiende a relacionar a Antoni Gaudí como la figura clave de este movimiento artístico.

El arquitecto logró adornar la Ciudad Condal con algunas de sus obras más célebres. A pesar de su importancia Gaudí no fue el único expositor del modernismo. También algunas mujeres dieron un paso al frente y comenzaron a elaborar diferentes creaciones artísticas. Una de las más destacadas fue Lluïsa Vidal. Al igual que otras figuras del movimiento, viajó hasta París para formarse como artista.

Una importante obra a sus espaldas

Tras no lograr adaptarse a la academia parisina, viajó hasta la capital londinense, más concretamente a la academia de Georges Humbert. Una gripe puso fin a la vida de la pintora modernista, que había conseguido hacerse un importante hueco dentro del gremio. Vidal llegó a realizar encargos para las familias más acomodadas de Cataluña. Esta forma de trabajar era muy común en la Cataluña modernista.

Mujeres catalanas en unas jornadas / GENERALITAT DE CATALUÑA
Mujeres catalanas en unas jornadas / GENERALITAT DE CATALUÑA

Entre sus obras más destacadas se encuentran el Retrato de Marta Vidal o Las Armas de la Casa. El retrato fue uno de sus puntos fuertes. Es aquí, en esta disciplina, donde también entran esos encargos para las familias aristócratas del territorio catalán. Lluïsa Vidal logró dar un paso más allá en su carrera y fundó en el año 1911 su propia academia de pintura solo siete años antes de fallecer.

La primera en la radio

El mundo del periodismo también tuvo grandes referentes femeninos cuya actividad fue muy importante para Cataluña. Una de las principales exponentes del mundo radiofónico fue María Cinta Balagué. La periodista catalana se adelantó a su generación y, en los primeros años del siglo XX, puso en marcha un formato magacín cuya programación estaba dedicada exclusivamente a la mujer. Se considera la primera voz femenina en la radio.

Fue otra María, en este caso Sabater, la encargada de dar la bienvenida a todos los oyentes de Radio Barcelona por primera vez en la historia. Esta compositora y pianista de prestigio es considerada uno de los principales rostros de la locución en España. La estación radiodifusora EAJ-1 se encargó de hacer llegar el mensaje a todos los oyentes de esta radio perteneciente a la Ciudad Condal.

Lucha dentro de la educación

Llegando hasta el ámbito de la educación y la medicina se encuentra Elena Maseras. Esta pedagoga nacida en el año 1853 se convirtió en la primera mujer española que pudo matricularse y, por tanto, pisar el aula de una universidad. El que una mujer cursara estudios universitarios estaba muy mal visto en la época, por lo que significó una ruptura de barreras.

A pesar de todos los impedimentos y trabas administrativas que se impusieron, Elena Maseras consiguió su título universitario y pudo acceder al mundo laboral años más tarde. Falleció en el año 1905 dejando un importante recuerdo para la historia y una gran lección para la época. El próximo 8 de marzo también será el día de ellas.