Menú Buscar
Los conductores adolescentes son más propensos a que su índice de conducción arriesgada sea mayor que el de los adultos / STATE FARM - FLICKR

¿Son los jóvenes un peligro en las carreteras?

Un estudio concluye que el riesgo de accidente de los conductores adolescentes es más alto durante los primeros tres meses después de sacarse el carné de conducir

3 min

Un estudio publicado en la Journal of Adolescent Health alerta del peligro que pueden suponer los jóvenes cuando están dando sus primeros pasos al volante de un vehículo. Y es que los conductores adolescentes tienen ocho veces más de probabilidades de estar involucrados en una colisión (o en un incidente donde casi hay una colisión) durante los primeros tres meses después de recibir su carné de conducir, a diferencia de cuando todavía estaban aprendiendo en la autoescuela.

Además, estos conductores noveles también tienen cuatro veces más de probabilidades de participar en conductas de riesgo, tales como aceleraciones rápidas, frenazos y giros bruscos al volante durante este periodo. En comparación, el índice de conducción arriesgada y de colisiones de los jóvenes que todavía permanecen en las autoescuelas es similar a los de los adultos.

Aprender a base de experiencias

En general, el estudio concluyó que el índice de colisiones y de incidentes donde el adolescente casi tiene una colisión no se redujo durante su primer año con carné, mientras que el índice de conducción arriesgada se redujo ligeramente. Según los investigadores, si los jóvenes conductores aprendieran de sus experiencias, se esperaría que los riesgos al volante se reduzcan consistentemente con el tiempo.

Coche destrozado después de un accidente / PIXABAY

Coche destrozado después de un accidente / PIXABAY

Los adolescentes también presentaron un mayor índice de conducción arriesgada bajo condiciones favorables (durante el día o por carreteras secas) en comparación con condiciones menos favorables (durante la noche o por carreteras mojadas). Este resultado indica que es posible que los conductores jóvenes tomen más precauciones o que sean menos propensos a tomar riesgos durante las condiciones de conducción no favorables.

Ellas aprenden más rápido

Por sexos no se encuentran diferencias entre hombres y mujeres durante su etapa de aprendizaje en las autoescuelas. Sin embargo, una vez que los conductores adolescentes obtienen el permiso, ellos tienen un índice de conducción arriesgada más alto. Éste no se redujo consistentemente con el paso del tiempo para los chicos. En cambio para las chicas sí que se aprecia una reducción. El índice de colisión y de incidentes en que el adolescente casi tiene una colisión fue parecido para ambos géneros.