Menú Buscar
‘No me quito esa canción de la cabeza’ / ASTIBERRI

El cómic que reivindica los éxitos de la generación pop

'No me quito esa canción de la cabeza' es un interesante libro de viñetas para redescubrir la música de los noventa

Juan Antonio Marín
3 min

El ilustrador Luis Bustos tiene una larga trayectoria a sus espaldas como creador gráfico de referencia en España. Obras como Endurance, Versus, los divertidos ¡García! y ¡García! 2 o la potencia visual de Puertadeluz, además de viñetas en la revista satírica El Jueves, le han catapultado a ser uno de los novelistas gráficos más reconocidos.

Por eso, cuando Bustos se puso al frente de un nuevo proyecto tanto la crítica y el público pusieron la mirada en él. La mirada y el oído, porque No me quito esa canción de la cabeza supone una incursión en los artistas, géneros, formatos y principales tendencias que han marcado a la música pop en las últimas décadas. Un recorrido por todas las bandas --y anécdotas-- que crearon la magia de la escena de los años noventa.

Una banda sonora dibujada

Este libro es la manera que tiene Bustos de rendir homenaje a los grandes éxitos de la música popular, así como a los formatos (casete, vinilo y CD) y también a los géneros que marcaron una época, como la psicodelia o las grandes leyendas urbanas de los artistas que pasaron a la historia. El título elegido no es en vano, ya que muchas de las canciones que se mencionan en la obra han sido pegadizos éxitos difíciles de quitarse de la cabeza.

El ilustrador Luis Bustos
luis bustos

“La música pop es la banda sonora de nuestras vidas. Nos acompaña en los mejores y en los peores momentos, y con ella forjamos y damos sentido a muchos de nuestros recuerdos”, explican desde la editorial Astiberri, que ha lanzado esta enciclopedia visual de 72 páginas.

Un recorrido por la historia de la música

El tradicional trazo, preciso y cercano al manga, con el que Bustos ha creado una marca de identidad propia, está presente también en este cómic, ilustrado con una paleta de colores suaves que transportan a otras épocas donde la música se consumía despacio y donde había que darle la vuelta al disco para escucharlo al completo. Una época añorada por muchos, los mismos que más disfrutarán de esta obra.