Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El juego Pac-Man, conocido como Comecocos / BANDAI NAMCO

El Comecocos se sube al avión

Los pasajeros de más de 500 aerolíneas podrán disfrutar de los juegos clásicos cuando realicen un trayecto

Carlos Losada
6 min

Los juegos retro están de moda… En realidad la industria del videojuego sigue estando en la cresta de la ola, con millones de personas esperando nuevos títulos con los que disfrutar y, por qué no decirlo, abstraerse de una realidad que dista mucho de ser la mejor de las últimas décadas.

Pero en el caso de los videojuegos más antiguos, ya sea por su sencillez o por su aspecto ochentero, lo cierto es que siguen calando entre la audiencia, especialmente entre los más nostálgicos. Eso ha llevado a una asociación entre dos grandes compañías para llevarlos a lo más alto: los cielos.

Bandai Namco y Panasonic

Estas dos multinacionales han llegado a un acuerdo según el cual, Panasonic incluirá en las pantallas que instalan los aviones de múltiples aerolíneas los juegos de Bandai Namco, dando especial relevancia a títulos como Pac-Man (el célebre Comecocos) o Dig Dug. De este modo, cualquier pasajero que quiera entretenerse a bordo, podrá pasar un agradable vuelo mientras escapa de fantasmas o juega nuevamente al Galaga.

El porqué de esta unión lo resumió el propio CEO de Bandai Namco Entertainment, Naoki Katashima, cuando aseguró lo siguiente: “La pandemia de Covid-19 que está azotando al mundo ha afectado y cambiado enormemente nuestra forma de vida. En estos momentos en que todos nos unimos para superar la pandemia, Bandai Namco Entertainment se ha asociado con Panasonic Avionics para proporcionar nuestros juegos aclamados universalmente para disfrutarlos durante el vuelo, con la esperanza de que llegue el día en que los viajeros puedan disfrutar de los cielos nuevamente”.

Un catálogo secreto

A pesar de haber dejado entrever algunos de los títulos que se podrán disfrutar a 8.000 metros de altitud, aún no se conoce cuál será el catálogo completo que se incorporará a los dispositivos de Panasonic, con lo que quedan sorpresas por revelar y que los viajeros más gamers podrán descubrir una vez que se acoplen en sus asientos.

En total van a ser más de 300 las aerolíneas que vuelen con la solución de Panasonic a bordo. En tiempos pre COVID, más de 500 millones de pasajeros se desplazaban en aviones equipados con Panasonic al año. Asimismo, entre los clientes de las aerolíneas se incluyen los principales operadores de larga distancia como Singapore Airlines, Turkish, Cathay Pacific y Delta.

Los juegos más clásicos

Para quienes eran niños (o jóvenes) en los años 80, no les será difícil recordar en qué consistía cada uno de los tres juegos que forman parte del acuerdo, ya que poblaban las máquinas que había en los salones recreativos y en los bares, donde por 25 pesetas (cinco duros) era posible echar una partida y conseguir la mayor puntuación posible.

Y es que, aunque no tengan la resolución ni las historias de los videojuegos que poco a poco han llevado a la industria a lo más alto del entretenimiento mundial, siguen contando con un encanto y una capacidad adictiva fuera de toda duda.

Dig Dug / BANDAI NAMCO
Dig Dug / BANDAI NAMCO

Pac-Man

El más famoso de los videojuegos que se lanzaron a comienzo de los 80 fue Pac-Man, que tuvo una gran repercusión en todo el mundo y que en España fue bautizado como como el Comecocos, ya que la bola con boca que guiaba el jugador debía ir comiendo otras bolitas blancas. Eso sí, fueron los propios publicistas quienes lo denominaron de este modo para su lanzamiento en nuestro país.

Para los que desconocen el objetivo del juego, el Pac-Man (la bola con boca) debe comerse todos los puntos que hay en un laberinto mientras esquiva a cuatro fantasmas de colores, a los que puede eliminar temporalmente cuando los engulle porque anteriormente ha hecho lo propio con bolas algo mayores. Además, en su camino se podía topar con frutas como cerezas o fresas, lo que aumentaba la puntuación.

Dig Dug

Por su parte, Dig Dug es un juego del año 1982 que también contó con un gran número de seguidores que manejaban los mandos para guiar a una especie de minero o excavador de túneles.

Su misión era acabar con los enemigos, llamados Pookas o Fygars mediante una bomba de aire que les hacía inflarse y explotar, consiguiendo puntos en el proceso. Por supuesto, esos enemigos eran capaces de acabar con el excavador si llegaban a tocarle (más o menos lo mismo que ocurría en el Comecocos).

Galaga

Finalmente, el Galaga era el típico juego de marcianitos en el que el jugador comanda una nave con la que tiene que eliminar todo lo que le va apareciendo en pantalla, que son cientos de naves alienígenas que tienen forma de insecto.

Según transcurre el juego, las dificultades se van haciendo mayores y la destreza del gamer se debe hacer patente para acabar con las naves más grandes o Boss Galaga. Todo un clásico que puede hacer que un vuelo transoceánico se pase “volado”.