Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Filetes de carne, ideales para una envasadora al vacío / Kyle Mackie en UNSPLASH

Lo último en la cocina para mejorar las recetas: la envasadora al vacío

Esta máquina se encarga de extraer el aire interior de un recipiente para mantener mejor las propiedades de los alimentos

Victoria Herrero
6 min

En las cocinas actuales se está viendo un nuevo pequeño electrodoméstico que parece haber llegado para quedarse. Se trata de la envasadora del vacío que poco a poco va ganando adeptos entre los más cocinillas que quieren mejorar sus creaciones culinarias en casa, además de revertir la mala práctica del desperdicio de alimentos

Un simple aparato, que resulta muy sencillo de manejar, y que promete (entre otras bondades culinarias) que los alimentos estén en mejores condiciones y mantengan sus saludables propiedades; al tiempo que los platos pueden tener un plus de sabor y textura gracias al uso de esta herramienta que no lleva mucho tiempo de ejecución. 

Eficiencia en la cocina

Uno de los argumentos que se esgrime hoy en día para tirar de platos ya precocinados o comer lo primero que se encuentra por la nevera es que no se tiene tiempo para cocinar algo decente; mucho menos en una rutina de trabajo, obligaciones, prisas y atascos en las grandes ciudades. Para ello, para ahorrar algo de tiempo en los fogones y optimizar la eficiencia cuando se cocina, nada como comprarse una envasadora al vacío. 

Un pequeño electrodoméstico que cada vez aparece en más hogares y cuya función es eliminar el aire del interior de los envases o recipientes de comida para, más tarde, poder sellarlos y conservarlos durante más tiempo y en perfecto estado. Dicho de otro modo, esos ingredientes que están al vacío mantienen mucho mejor sus propiedades de sabor, textura y hasta el color o su apariencia. 

¿Cómo funciona?

En el mercado hay numerosos modelos de máquinas de envasado al vacío y cada una de ellas se ajusta a una serie de características y necesidades en la cocina; ya que no es lo mismo que tenga un uso doméstico que sea para emplearse en unos fogones industriales. Sin embargo, en la mayoría de los casos comparten puntos en común en lo relativo a su funcionamiento. Uns sistema que comienza con la preparación del producto o alimento en cuestión, así como el envase donde se guardará (normalmente una bolsa).

A continuación, lo que se hace con ese recipiente es colocarlo en esa herramienta de cocina de tal manera que la abertura u orificio por donde se mete la comida quede perfectamente colocado para que el sellado sea perfecto. Ahora es el momento de extraer el aire del interior de dicha bolsa; un efecto similar a si lo absorbiera para dentro. Lo último es el sellado y ya está listo ese alimento para guardarse en la nevera o el congelador. En el caso de que sean alimentos que no toleren las bolsas se usan unos botes de vidrio especiales con una boquilla por donde se extrae el oxígeno.

Botes especiales para usar en una envasadora al vacío / S Well en UNSPLASH
Botes especiales para usar en una envasadora al vacío / S Well en UNSPLASH

Ventajas del envasado al vacío

Entre las buenas noticias que uno recibirá si se compra una envasadora al vacío destacan el hecho de que con esta máquina en la cocina se consigue evitar las fermentaciones, así como la proliferación de bacterias u hongos que pueden quitar parte de sus propiedades a productos frescos; además de frenar el que se desencadenen otro tipo de reacciones oxidativas con lo que el alimento en cuestión tendra un sabor y un olor totalmente distintos.

Más ventajas: este sistema sin nada de aire sirve para guardar alimentos frescos sin necesidad de tener que echar mano del congelador (por ejemplo, se pueden guardar carne hasta un mes y pescado hasta 10 días o dos semanas si se hacen filetes y se lavan correctamente); permite hacer marinados que aportarán un toque de lo más especial a la receta; así como mantener en el frigorífico platos ya cocinados para otro momento o día. 

Algunas desventajas

Como todo, este tipo de máquinas domésticas tienen también alguna que otra desventaja, como es el caso de que hay que contar con un cacharro más en la cocina que igual estorba si esta tiene los metros justos, además de tener presente que los mejores modelos (no los más básicos o convencionales) resultan algo caros. Eso sí, la inversión merecerá la pena al final. 

Entre los contras rambién está el hecho de que se genera bastante residuo plástico al tener que usar tanta bolsa, ya que algunas no se pueden volver a reutilizar o son complicadas de lavar si se ha usado pescado o aceites. Por último, si la idea es envasar fruta, verdura o marisco, quizá no sea buena idea ya que el resultado no es el mismo en cuestión de duración y de mantenimiento de las propiedades de estos ingredientes.