Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Agricultores y ganadores protestan contra el encarecimiento del precio de la leche /EP

El campo convoca grandes movilizaciones ante la situación de agonía que atraviesa

Agricultores y ganaderos se sublevan contra el Ejecutivo de Sánchez y amenazan con echarse a las calles y a las carreteras en diciembre en una nueva oleada de manifestaciones

3 min

La situación en el campo español es insostenible: el descontento del campesinado aumenta contra el Gobierno de Pedro Sánchez. La subida desmesurada de los costes de producción lleva a los agricultores a volver a echarse a las calles y a las carreteras con sus tractores, tal y como ya lo hicieron a principios de 2020 bajo el movimiento “Agricultores al límite: SOS Rural”. 

Tras la convocatoria fijada por los transportistas para el 20 y 22 de diciembre, los agrónomos evalúan darles apoyo en unas movilizaciones que pretenden paralizar el país tan solo días antes de que dé comienzo el período navideño. Una situación con la que poner contra las cuerdas al Ejecutivo y que amenaza ya con la sombra del desabastecimiento de alimentos. 

Manifestaciones y 'tractoradas'

"El campo español vuelve a las carreteras" este es el lema que han elegido las tres principales organizaciones agrarias, ASAJA, COAG y UPA, para convocar un gran proceso de marchas de ámbito nacional. Desde las asociaciones, atribuyen a la convocatoria de estas jornadas como respuesta a los diferentes motivos que ponen en serio peligro la supervivencia de los agricultores y ganaderos del país.

Asimismo, la terna de organizaciones avanza que las fechas de las protestas se concretaran en los próximos días, pero advierten de que se extenderán durante buena parte del próximo mes e, incluso, enero y febrero. Con esta acción se pretende que el gobierno de España implemente nuevas medidas para proteger la producción de alimentos en España. 

Ahogados por la inflación 

Además, la patronal agraria solicita una reunión de urgencia con Luis Planas, ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, para abordar la situación de inmediato: solicitan al Gobierno de España "un plan que salve al sector primario y, con él, a la principal actividad económica de los pueblos".

Desde el sector, se pide, también, la implicación de todas las administraciones para frenar el incesante encarecimiento de la energía como en el gasóleo y la electricidad, que roza máximos históricos y que va asociado a un incremento en el precio de los alimentos y de los productos. De hecho, dan a conocer que los piensos, los abonos o servicios como el agua han subido entre un 20 y un 50 por ciento en los últimos meses.