Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El Café Berlín / FÉLIX VILLACAÑAS

El Café Berlín, la meca de la música en directo para un sector todavía en recuperación

La mítica sala de Madrid celebra su décimo aniversario como referente de conciertos de géneros como el jazz y el flamenco

7 min

El mundo de la música en directo en Madrid está de celebración. La mítica sala de conciertos Café Berlín cumple 10 años de trayectoria. Hace una década que Andrés “Pato” Almada y Leandro Cersosimo abrieron un club que se convirtió en un referente y un punto de encuentro para los amantes de la música que querían disfrutar géneros como el jazz y el flamenco con gran calidad.

Con el paso de los años la sala ha ido creciendo y ampliando su cartel. Actualmente ofrece más de 40 conciertos al mes con actuaciones de artistas nacionales e internacionales y las mejores sesiones de Djs en su formato como discoteca, el BerlinClub. Un lugar para que los músicos que normalmente no estarían catalogados en el mainstream tengan su oportunidad para tocar.

Lugar inclusivo

“Este aniversario confirma que estamos vivos y que el sueño que teníamos hace 10 años de vivir de la música en directo sigue siendo una realidad”, asegura Pato en una entrevista con Crónica Directo. “La filosofía del Café Berlín es el respeto por lo que hacemos y por la gente que viene”, comenta el director de la sala.

Bob Sands Big Band & Quique Gómez  Javier Pérez
Bob Sands Big Band & Quique Gómez Javier Pérez

Leandro, el otro responsable del emblemático lugar, desvela el objetivo principal de la sala desde sus inicios: “Queríamos crear un lugar inclusivo de música para todo el mundo. Creemos que la música no tiene que ver tanto con los géneros, sino que tiene que ver con lo que cada uno siente cuando la escucha”.

Sin fronteras

Tras cerrar la mítica sala de la calle Jacometrezo en enero de 2016, y en manos de la misma dirección, en marzo del mismo año el Berlín resucitó en una nueva ubicación muy cercana a la anterior, creciendo en aforo y en expectativas. Asimismo, con su nueva ubicación, el Café Berlín ha ampliado su oferta a más géneros como el soul, la salsa, el blues, la música cubana, la música indie, el folclore, las músicas del mundo y las músicas urbanas.

“Así como otros clubs tienen algunas fronteras entre las diferentes músicas y, por ejemplo, se dedican más al flamenco o al jazz, el Berlín parece que carece de estas fronteras”, manifiesta el músico de jazz y flamenco Jorge Pardo. “Es una es una escuela, es un club social y es parte de tu casa porque somos familia gracias a la dirección del local”, explica el saxofonista sobre su relación con la sala.

Importancia de las salas

Jairo Zavala, más conocido como Depedro, presenta Micro Mambo en el Café Berlín, un proyecto separado de su otra faceta para poder mantener la esencia del directo en locales más pequeños. “La música vive y respira en estos sitios, es imprescindible que existan salas de conciertos para que la música se nutra y crezca. Siempre intento ponerlo en valor y darle la importancia que tiene”, destaca el cantante.

Alain Pérez en el Café Berlín / JAVIER PÉREZ
Alain Pérez en el Café Berlín / JAVIER PÉREZ

“La música no puede estar sin clubs, es un elemento sin el cual la pata de la música estaría coja. Aportan el sitio de encuentro donde tú puedes presentar tu proyecto, donde puedes investigar, donde puedes encontrarte con otros compañeros, donde va el público a ver concierto con la mejor calidad posible”, apunta Zavala sobre la importancia de los locales.

Afectaciones por Covid

La pandemia del coronavirus afectó gravemente al sector cultural. Salas de conciertos tuvieron que echar el cierre en todo el país durante meses y los eventos quedaron restringidos a las medidas de seguridad. “Fue un momento muy duro porque estuvimos mucho tiempo cerrados, pero supimos adaptarnos. Recibimos ayudas del casero del local y del Estado por ser agentes culturales y, sobre todo, el cariño del público cada vez que publicábamos algo”, comenta Leandro.

De hecho, desde la dirección de la sala destacan una recuperación más o menos sencilla cuando se eliminaron las restricciones: “Nosotros fuimos de las primeras salas de conciertos en abrir cuando estuvieron las condiciones sanitarias para hacerlo. La gente venía con niveles de contagio altos, pero con muchas ganas de escuchar música en directo y apoyar a los artistas”.

El futuro

“La situación es difícil porque entre las salas en España hay competencia, pero el Café Berlín no debería cambiar su estética porque ya es algo que funciona. Tiene rock, tiene electro, tiene afrobeat, tiene jazz… tiene todo. Es mejor que siga tal cual como está haciendo”, manifiesta Akin, de Ogun Afrobeat sobre el futuro de la música en directo.

El contrabajista de jazz y flamenco Javier Colina destaca la importancia del local para la capital y pide que se facilite la situación para que la sala pueda permanecer abierta durante mucho tiempo más: “Para la escena musical de Madrid es un sitio de referencia […] Espero que organismos como la SGAE y el ayuntamiento empiece a ayudar a la música en directo y no les pongan más trabas”.