Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una taza de café a rebosar / Lingchor en UNSPLASH

¿Adicto al café? Dos aplicaciones para reducir su consumo

Herramientas digitales que ayudan en el camino para conseguir una ingesta más racional de esta bebida

Victoria Herrero
6 min

Tras una mala noche en la que no se ha conseguido descansar y apenas se ha pegado ojo, tomar una buena taza de café para despertarse y acabar con esos bostezos, es uno de los hábitos más frecuentes. Un gesto que se puede repetir a media mañana para hacer un descanso en el trabajo o después de comer. Sin embargo, en ocasiones, la dosis de cafeína no resulta del todo saludable y se convierte en una adicción.

Para reducir el consumo de esta bebida universal a lo largo del día se puede echar mano de las nuevas tecnologías si lo de la fuerza de voluntad falla en algunos momentos. Por ello, nada como tener descargadas en el teléfono móvil algunas aplicaciones que supondrán toda una ayuda para "desenganchar" a esas personas que se consideran esclavas del café. 

Los peligros del abuso de café

Siempre y cuando el consumo de esta sustancia se haga con moderación no hay problema alguno. Eso sí, cuando se excede un límite, como recuerdan investigadores de la Universidad de South Australia en un estudio que llevaron a cabo, hay más riesgo de padecer ciertos problemas de salud como es el caso de la osteoartritis o artropatía (enfermedades articulares), así como la obesidad. A esto se añade el hecho de que la ingesta excesiva puede incrementar el nerviosismo y la ansiedad, así como los trastornos relacionados con el sueño y un descanso reparador. 

Mujer con insomnio por un consumo excesivo de café / Jen Theodore en UNSPLASH
Mujer con insomnio por un consumo excesivo de café / Jen Theodore en UNSPLASH

Aunque cada persona es un mundo, tomar café de manera abusiva también puede provocar con el tiempo la aparición de dolores abdominales, además de perjudicar la digestión. Tampoco es muy aconsejable para las personas que de por sí tienen la tensión arterial disparada. Para evitarlo, desde la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) recomiendan una ingesta de no más de 400 mg de cafeína al día (la mitad si se trata de una embarazada). En este caso se incluye tanto el café como otro tipo de bebidas que contengan esta sustancia adictiva. 

I am sober

Tanto para los que tienen Android como para los que disfrutan de las bondades de iPhone, esta aplicación se puede descargar en ambos sistemas operativos. Una herramienta digital de lo más intuitiva que funciona indicando la sustancia a evitar, en este caso la cafeína (también está habilitada para el alcohol o las pastillas). Lo que hará entonces esta plataforma es precisar los días que se está sin consumir café tal y como el usuario le ha "mandado". 

Si se cumple, esta aplicación irá reflejando esas metas que se han conseguido, al tiempo que el usuario puede ir comprobando orgulloso los avances que va consiguiendo. Una motivación diaria que le ayudará aún más en su empeño por ir moderando su ingesta de café para que su consumo sea más saludable. Además, se puede compartir lo conseguido con otros usuarios y aprender de las experiencias de superación de estos. 

HabirShare

Otra aplicación que puede resultar útil para conseguir este reto de reducir el consumo de café que se toma al día es HabirShare, disponible también para los mismos sistemas operativos. En este caso también se propone los mismos objetivos que, si no se cumplen, traen consigo una penalización, en forma de función extra, que el usuario deberá pagar.

Otra de las funcionalidades de esta plataforma digital es la posibilidad de incluir a otros usuarios para hacerles partícipes de los logros que se van consiguiendo día a día hacia ese consumo más racional y saludable de esta bebida. 

Soluciones no tecnológicas

Para los que no sean muy dados a las nuevas tecnologías o crean que una aplicación no les va a ayudar mucho en su camino por beber menos café, siempre puede recurrir a estos consejos prácticos con el mismo fin. Eso sí, en este caso lo único que funcionará es la fuerza de voluntad de cada uno para conseguir no depender tanto de esos sorbos de café. Entre esos tips eficaces están el disminuir de manera gradual las tazas que uno se toma al día, así como la cantidad de bebida que se va echando en cada una de ellas. 

También es aconsejable en este camino añadir más leche para ir rebajando el café que se toma, optar por las versiones descafeinadas que tienen menos cafeína y es la sustancia causante de esa adicción; así como optar por alimentos más saludables para evitar caer en la tentación. Así, en lugar de tomarse un café a media mañana en la oficina siempre se puede elegir una fruta, un zumo, un puñado de frutos secos o un pequeño aperitivo en forma de bocadillo.