Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Los bots proliferan en las apps de citas / amrothman EN PIXABAY

Cada vez hay más bots en internet... incluso en las aplicaciones de ligoteo

Un estudio asegura que casi la cuarta parte de los perfiles de estas apps no corresponden a personas reales

Carlos Losada
6 min

La palabra bot cada vez es más popular entre la población, ya que la interacción con ellos es muy habitual. Ya sea en información institucional o en cualquier negocio online, no es extraño que un bot sea el que resuelve las dudas que puedan surgir.

El problema aparece cuando no se sabe que se está hablando con una inteligencia artificial, de manera que pensemos que una persona está al otro lado, cuando no es así. Y si eso ocurre en las aplicaciones destinadas a encontrar pareja, la situación puede llegar a ser peligrosa.

Los bots amorosos

El creciente interés por las aplicaciones de citas ha provocado que se hayan multiplicado los perfiles de personas que buscan a su pareja ideal (o cualquier otro tipo de relación online). De hecho, hasta un 39% de los estadounidenses han encontrado pareja a través de este canal, según ha llegado a afirmar un estudio realizado por la Universidad Estatal de Arizona y la Universidad de Standford.

Esta proliferación ha provocado que muchos hayan puesto sus miras en estas apps para crear bots que puedan sacar algún tipo de provecho. Y eso ha llevado a que se creen perfiles falsos que interactúen con los usuarios de las plataformas.

Eliminación de perfiles

Esto no quiere decir que las compañías que están detrás de las apps de citas no pongan cuidado para que esto no ocurra. Al contrario, son capaces de eliminar más del 85% de los perfiles falsos antes que se lleguen a activar. Y ese porcentaje aumenta hasta el 96% del total.

Sin embargo, hay muchos que superan esa persecución e interactúan con los internautas que navegan de perfil en perfil en busca de su persona ideal. Y obviamente no pasa por su cabeza que esa persona maravillosa que acaban de conocer pudiera ser un bot.

Más de un 23%

Concretamente, según un estudio de la propia Universidad de Arizona (EEUU), hasta el 23,4% de los perfiles que hay en estas apps son bots y generalmente se hacen pasar por mujeres, aunque también hay muchos hombres.

Esta cifra tan elevada posiblemente sorprenda a muchos usuarios, ya que puede alguno de los match que hayan tenido, habrá sido con una inteligencia artificial capaz de crear un perfil de Facebook con fotos reales y con mucha información.

En Twitter se utilizan bots / CREATIVE COMMONS
En Twitter se utilizan bots / CREATIVE COMMONS

¿Cuál es el problema?

Aparte de que el usuario se puede llevar un chasco al no haber encontrado a la persona que busca --probablemente no llegue ni a percatarse de que no está hablando con un ser humano--, existen otros peligros asociados a estas prácticas.

Uno de ellos es la posibilidad de remitir a otras páginas con contenido malicioso e incluso la opción de hacer phising. A fin de cuentas, si un usuario medio de internet puede caer en las redes de los ciberdelincuentes que utilizan técnicas de ingeniería social, un enamorado es más probable que sucumba a las peticiones de su pareja ideal, aunque el perfil pertenezca a un bot programado para ofrecer ciertas respuestas.

¿Cómo es posible no darse cuenta?

Porque la inteligencia artificial de estos bots cada vez está más desarrollada, de manera que pueden aprender del feedback que el usuario les da. Por ejemplo, a partir de los gustos personales de cada uno pueden construir una conversación en la que la persona que busca el amor crea que está hablando con alguien afín al que le gustan los mismas aficiones.

De ahí que haya que prestar una especial atención en no dejarse llevar por las mariposas del estómago y no dar más información de la recomendable o no entrar en sitios web sospechosos.

Una práctica habitual

Aunque sorprenda el hecho de poder ligar con un bot creado para mantener este tipo de conversaciones, no es una práctica poco común en Internet. Como se ha apuntado, hay numerosos chatbots programados para resolver cuestiones que les planteen seres humanos, y también existen un buen número de perfiles en las redes sociales que no tienen a ninguna persona detrás.

Esto es muy habitual en Twitter, donde se pueden encontrar auténticos ejércitos de bots capaces de hacer que un determinado tema se convierta en tendencia. En este caso, los ataques políticos están a la orden del día. Es más, en el año 2019 los propios reguladores de esta red llegaron a bloquear la nada despreciable cifra de 70 millones de cuentas sospechosas.