Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una paciente sometiéndose a un tratamiento de bótox / Atikah Akhtar en UNSPLASH

El bótox no solo sirve para eliminar arrugas. Estos son algunos de sus usos

Esta sustancia hace que se atenúen o desaparezcan las llamadas líneas de expresión de la cara, aunque se le han encontrado otras funciones con el tiempo

Victoria Herrero
6 min

Hablar de toxina botulínica es, para muchos, un término desconocido. Pero la cosa cambia cuando se conoce su denominación más común: bótox. Una sustancia que, inyectada en la dermis, hace que se contraiga el músculo​ y, como consecuencia, las arrugas de expresión no lleguen a aparecer en el rostro o bien se vayan atenuando poco a poco.

Un efecto estético que suele durar algo menos de medio año, dependiendo de cada paciente y del tipo de arrugas a corregir pero que, sin embargo, no es el único uso que se le puede dar a esta toxina. Empleos que van mucho más allá de tratamientos relacionados con la estética o la belleza. 

Tratamiento estético

Todo aquel que quiera acabar con las arrugas puede recurrir a un tratamiento estético que se hace de forma ambulatoria para eliminar esos surcos sobre el rostro y volver a tener un aspecto algo más joven. Eso sí, es conveniente que sepa que no todas las arrugas desaparecen con esta sustancia; solo las que como se ha dicho antes son las llamadas arrugas de expresión. Esto es, las del entrecejo, las de la frente o las popularmente llamadas patas de gallo.

Las que salen como consecuencia de los efectos nocivos del sol sobre la piel, así como aquellas que aparecen con el paso del tiempo y denotan los signos del envejecimiento no pueden tratarse con bótox. Pero, como se ha dicho, hay otras opciones para aplicar esta toxina. 

¿Efectos secundarios?

Pero como en todo, no hay que olvidarse de algunos efectos secundarios que pueden venir tras la inyección de bótox, por lo que es importante y muy aconsejable realizarse siempre este tratamiento en centros especializados y con profesionales del ámbito de la medicina estética. Así, algunas de esas reacciones adversas son una posible alergia a dicha toxina que puede trasladarse en forma de aparición de urticaria, inflamación del rostro e incluso de la garganta con la consiguiente dificultad para respirar. 

Antes de aplicarse esta toxina en el rostro, el especialista debe estudiar muy bien la expresión natural del rostro de su paciente para que no quede demasiado artificial. De la misma manera, si el bótox no se aplica de forma correcta, puede que el músculo facial de la zona tratada se quede como caído o paralizado. Por último, algunos problemas posteriores que pueden darse tienen que ver con un lagrimeo constante, la imposibilidad de cerrar completamente el ojo o bien que se derive en un caso de síndrome del ojo seco. 

Otros usos

¿Migraña crónica? Puede aliviarse con la aplicación de bótox tal y como ha puesto de manifiesto la Sociedad Española de Neurología en un estudio llevado a cabo hace un par de años con un millar de pacientes que sufrían una molestia que hace que les duela la cabeza más de 15 días al mes. Algo que en España le sucede a más de 1,5 millones de personas. De esta manera y con este tratamiento no solo se busca reducir ese dolor constante, sino aminorar también el consumo de medicamentos que se toman de manera habitual para ello. 

Una mujer con migraña, dolor para el que se puede usar bótox /Mehrpouya H en UNSPLASH
Una mujer con migraña, dolor para el que se puede usar bótox /Mehrpouya H en UNSPLASH

También se puede aplicar bótox en el caso de pérdidas de orina o infección urinaria por vejiga hiperactiva o bien en el tratamiento de la sudoración excesiva, también conocida como hiperhidrosis. Lo que se consigue en este último caso es que se bloquee la transmisión nerviosa en la unión neuromuscular y como consecuencia va cesando la producción ingente de sudor. Una aplicación que conviene repetir al cabo de seis meses desde su inicio para seguir notando los efectos. 

Recomendaciones

Sobre todo, cuando se trate de una situación estética, hay una serie de consejos previos que uno no debería saltarse. El primero de ello y ya mencionado es acudir a un especialista que además de profesional tenga experiencia en la medicina estética facial. Junto a él se podrán resolver todas las dudas que se tengan, además de acordar el tratamiento que mejor vaya según el tipo de arruga a eliminar.

Antes de la inyección de bótox no se debe tomar ningún medicamento que afecte a la coagulación ni ingerir alcohol y tras el tratamiento es esencial no tocar la zona tratada en las 24 horas siguientes, ni consumir bebidas alcohólicas tampoco, ni practicar ningún tipo de ejercicio que implique mantener la cabeza boca abajo y nada de acudir a saunas o piscinas.