Menú Buscar
Fotograma de la película 'Parásitos' / Barunson E&A

Bong Joon-ho, el director de 'Parásitos', da la campanada en los Oscar: sus otros trabajos

El flamante cineasta, revelación de la última edición de los Oscar, tiene tras de sí 20 años de carrera cinematográfica

Manuel Martínez Sánchez
7 min

El director surcoreano Bong Joon-ho se ha convertido en un auténtico fenómeno de masas. A pesar de que ya era conocido en los círculos cinéfilos internacionales, pues ya cuenta con varios trabajos de gran prestigio en su currículum, la Academia de Hollywood ha terminado por encumbrar su figura. Esta es la magia de los Oscar, aunque todo el mérito reside en su última cinta, Parásitos, que ha regresado a las salas de cine de medio mundo tras convertirse en la mejor película del año.

A sus 50 años, Bong Joon-ho ya ha dedicado más dos décadas a hacer cine de calidad y con personalidad. Durante su carrera, el director ha ido sumando críticas positivas que, lamentablemente, han tardado en hacer mella en el público más tradicional. Tanto es así que la triunfadora de los Oscar y el Festival de Cannes solo se ha podido ver en algunas salas de España y casi siempre en versión original.

El estilo de Bong

Este cineasta, que adopta el rol de productor, guionista y director en la mayoría de sus películas, busca llamar la atención de la audiencia aludiendo a temas políticos y con escenas que rezuman humor negro de forma sutil. Sus géneros preferidos son la ciencia ficción, la crítica social y la comedia, dando además cierto protagonismo a la lucha de clases todavía vigente en la actualidad. Asimismo, las largas secuencias de sus filmes intercalan el ritmo entre planos, por ejemplo, la acción principal está secundada por un segundo plano cómico.

Desde el punto de vista técnico, la estética de sus filmes recurre a colores intensos y saturados en la pantalla. Cabe destacar que sus primeros estudios nada tienen que ver con el cine, puesto que fueron de sociología. A partir de aquí, se gestaron las opiniones políticas con las que intenta salpicar al público. Su implicación es tal que el anterior gobierno surcoreano le incluyó en una lista de artistas vetados. Sin embargo, esta se volvió en contra del presidente Park, costándole el puesto y destapando una trama de corrupción.

Sus primeros trabajos

Cuando trabajada de guionista e incluso de director de iluminación, Bong lanzó su primera película en el año 2000 bajo el nombre Perros que ladran nunca muerden. Su historia estaba basada en la vida de un profesor universitario que secuestra el perro de un vecino. Es aquí donde el director hace visible la peculiaridad de sus películas recurriendo a un humor negro y cruel. Realmente no consiguió triunfar en taquilla, a pesar de que participó en varios festivales internacionales.

Más tarde, Memorias de un asesino muestra el perfil del director y su increíble potencial. Este film es la adaptación de una obra de teatro en la que un asesino en serie tiene  aterrorizada a una aldea rural. La historia está basada en hechos reales y llamó la atención del director al saber que el misterio todavía no había sido resuelto. En cuanto a los galardones, concursó en el Festival de Cine de San Sebastián ganando tres premios, incluido mejor director.

Éxitos en taquilla

Tres años después de darse a conocer con Memorias de un asesino, el realizador consiguió su mayor audiencia con The Host. Una película de ciencia ficción en la que los habitantes de Seúl son atacados por un monstruo que emerge del río Han. Esta producción ya contó con un gran presupuesto y avanzados efectos especiales, triunfando tanto en Cannes, como en los cines de Corea del Sur, donde estableció un récord.

A partir de aquí, Bong ya disfrutó de un reconocimiento más marcado dentro de los círculos cinéfilos internacionales, lo que le empujó a realizar su primera película en inglés en el año 2013: Snowpiecer. Con este film se mantuvo en el género de la ciencia ficción, pero desde una visión futurista. Su trama se basa en un experimento para revertir el cambio climático que fracasa y acaba con la humanidad. Volvió a llenar las salas de cine e incluso estuvo incluida en algunas listas de las mejores películas del año.

De Netflix a Parásitos

De la mano de Netflix, Bong Joon-ho presentó al mundo Okja. Una coproducción sobre una niña que cambia su vida y lo arriesga todo para que una multinacional no secuestre a su mejor amiga, una criatura fantástica. Estuvo traducida al inglés, al coreano y al español, convirtiéndose en otro gran éxito del director. No obstante, generó polémica en el Festival de Cannes por contar con la participación de Netflix.

Y por último, la flamante ganadora del Oscar a mejor películaParásitos. A grandes rasgos, la cinta cuenta la vida de una familia extremadamente pobre de Corea del Sur, en la que uno de los hijos encuentra la oportunidad de trabajar para los Park, el ejemplo de un hogar acaudalado. Este joven será el gancho para que el resto de la familia termine dentro del servicio doméstico de la casa. Con estos ingredientes, el director encontró la fórmula perfecta para combinar todos sus estilos, ya que mantiene el suspense aderezado con momentos cómicos y sobrevuela una profunda crítica social.