Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Viendo la televisión durante horas o "binge watching" / Glenn Carstens en UNSPLASH

¿Qué es el 'binge watching'? Lo que todo amante de las series debe conocer

Una práctica delante del televisor que se ha fomentado sobre todo con las plataformas de 'streaming'

Victoria Herrero
6 min

Binge watching no se trata de un término nuevo de este año 2021. El concepto ya se usaba en la década de los 90, cuando se vendían colecciones de DVDs con las temporadas completas de las series más famosas del momento.

Lo que sí es de ahora es la forma de consumir ese contenido audiovisual, no son pocas las plataformas de streaming a las que el espectador se enfrenta: Youtube, Netflix, HBO, Disney+, Filmin, Prime Video... y es cuando se ha rescatado el término binge watching.

Sin parar

Si uno traduce esta expresión es algo así como atracón de series. Dicho de otro modo, estar tardes enteras --sobre todo en los fines de semana que uno tiene más tiempo libre-- viendo uno tras otro los nuevos capítulos de la serie que tiene a uno enganchando. Una nueva forma de consumo que sobre todo ha supuesto ahora toda una revolución a la hora de ver la televisión cuándo, cómo y dónde uno quiera.

Algo que hace décadas no se podía hacer con los canales de televisión convencionales, pero que en el siglo XXI es más sencillo con la irrupción de las plataformas de streaming donde se localizan todos los episodios de algunas de las producciones audiovisuales más demandas por los espectadores. Pero no solo desde el sofá de casa. Estos contenidos multimedia se pueden disfrutar a través incluso de un móvil, una tablet o el ordenador. 

El móvil permite ver series y practicar el "binge watching" / Sayan Ghosh en UNSPLASH
El móvil permite ver series y practicar el "binge watching" / Sayan Ghosh en UNSPLASH

Las plataformas

Salvo en algunas ocasiones, como es el caso de HBO cuando lanza un estreno, los capítulos no se dosifican y se muestran temporadas enteras de golpe. Una estrategia de las grandes compañías de streaming para que uno no se levante del sofá en todo el día y haga un binge watching en toda regla. 

Es más, si uno se fija incluso parece que los episodios se programan con esa misma intención. En los últimos segundos antes de finalizar un capítulo ya aparece en la parte inferior de la pantalla una leyenda para dar paso al siguiente. Tampoco hay nada que hacer, al cabo de unos segundos y si no se ha apagado la televisión o cambiado de canalempezarán esas nuevas escenas con lo que el espectador está atrapado --por decirlo de alguna manera-- y se queda otra hora más viendo la televisión. 

¿Obsesión?

No es que sea poco recomendable que una tarde lluviosa de domingo uno se disponga a pasar esas horas frente a la pantalla de su televisor viendo varios capítulos seguidos de esa serie que acaba de empezar a ver y que le ha enganchado desde el primer minuto. El problema es cuando esto se convierte en una rutina tal que ya no se tiene tiempo para el ocio, el trabajo, los estudios o las relaciones familiares y sociales.

Es entonces cuando esos atracones de series o binge watching se convierten en tal obsesión que lo único que importa es estar viendo episodio tras episodio hasta tal punto que uno se olvida de nociones tan básicas incluso como seguir con una rutina de aseo personal e incluso con hacer descansos para comer. Todo lo contrario, no se despegan los ojos del televisor casi al mismo tiempo que se come sin conocimiento alguno platos preparados o de comida rápida nada saludables como pizza, hamburguesas, dulces y refrescos de todo tipo. 

Exceso de televisión

Cuando el anterior problema se convierte en un verdadero trastorno de salud es el momento de frenarlo para que no vaya a más. Y es que estar tantas horas sin moverse del sofá hace que una persona se vuelva totalmente sedentaria con lo que esa falta de ejercicio está detrás de la aparición de enfermedades y un mayor riesgo de muerte prematura. Y esto se une a un consumo excesivo de televisión que provoca un desgaste funcional --movilidad, fragilidad, agilidad--, sobre todo en mayores además de problemas de sueño, peor rendimiento escolar o cuadros de ansiedad. 

Si esto sucede es el momento de acudir a un tratamiento profesionalizado para revertir ese exceso de binge watching y adoptar un hábito saludable a la hora de ver la televisión. Lo mejor es como mucho dedicar una hora o dos a ver la televisión de manera diaria, no tenerla siempre encendida, no usarla como canguro para que los niños se porten bien, no comer delante del televisor --pues eso hará que se coma sin sentido alguno y sin freno-- y dedicar más tiempo al ocio y a las relaciones personales --y siempre que sea posible al aire libre--.