Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una chica saltando a la comba /Element5 Digital en UNSPLASH

Los beneficios de saltar a la comba: algo más que un juego de niños

Un ejercicio de lo más sencillo y económico que sirve como perfecto activador de la salud cardiovascular

Victoria Herrero
6 min

Un juego de los de toda la vida y que aún hoy se puede ver en calles y patios de colegio. La mítica comba. Sin embargo, lo que quizá muchos no sabrán es que este divertido juego de saltar por encima de esta cuerda no es solo para los más pequeños. Se han descubierto importantes beneficios para la salud, por lo que ya no hay excusa para saltar a la comba se tenga la edad que se tenga.

Así pues y si uno tiene poco tiempo en su rutina diaria para ir al gimnasio o salir a correr, siempre puede dedicar unos minutos a saltar con esta cuerda y practicar algo de ejercicio aeróbico. Un buen sistema para ayudar a quemar calorías --hasta 300 cada media hora si el ritmo es de una intensidad considerable-- y definir la musculatura. Y todo ello por medio de unos sencillos y suaves saltos --no es necesario que estos sean muy bruscos-- para activar los sistemas respiratorio, circulatorio y muscular.

Ejercicio saludable

No es difícil ver a deportistas profesionales --del mundo del boxeo, por ejemplo-- cómo incorporan la comba a sus entrenamientos habituales. Han vuelto a recuperar este juego de la infancia que, aparte de mejorar su condición física como se ha visto anteriormente, también resulta de lo más positivo a la hora de mejorar el equilibrio y la coordinación para saltar sin tropezarse con la comba. Pero hay más beneficios en el caso de un ejercicio que resulta muy económico --apenas el gasto de la compra de una comba-- y que puede hacerse en el lugar y momento que uno prefiera. 

Una comba, lo único que se necesita para comenzar con este ejercicio / Erica Steeves en UNSPLASH
Una comba, lo único que se necesita para comenzar con este ejercicio / Erica Steeves en UNSPLASH

Aparte de ayudar en la pérdida de peso, esta rutina resulta eficaz para tonificar el cuerpo --sobre todo la parte de las piernas, los cuádriceps, los hombros y los brazos--, además de mejorar la capacidad aeróbica ya que se activa el corazón con lo que se bombea sangre a todas las partes del cuerpo. Finalmente, saltar a la comba hace mucho por incrementar la potencia, especialmente en el caso de las piernas, y esto se traduce en un incremento de la velocidad de las mismas

Cuerpo y mente...

Pero como ocurre siempre que se hace una rutina deportiva de manera habitual, el cuerpo no es el único que se ve beneficiado de esos minutos de ejercicio a nivel de mejora de la silueta. También el deporte resulta de lo más aconsejable y recomendable para cuidar de la salud psicológica

Al estar unos minutos saltando, el cuerpo recibe una dosis extra de energía que también favorece a nivel mental. Y es que la liberación de endorfinas con cada brinco hace que se despeje la cabeza de cualquier preocupación --al menos durante un rato--, además de mejorar el estado de ánimo, liberar tensiones y favorecer el sueño nocturno. 

¿Cómo practicarlo correctamente?

Unos beneficios que sobre todo irán mostrándose día a día si además de ser constantes en esta rutina de ejercicios, estos se hacen correctamente para evitar todo tipo de lesiones o complicaciones. Pero antes de saltar, lo más importante es escoger aquella cuerda o comba que sea adecuada a la altura del usuario: esto es, una extensión tal que al pisarla en el suelo con ambos pies sus extremos lleguen hasta la altura de las axilas. 

Teniendo esto claro, ya solo falta saber de antemano una serie de recomendaciones a nivel de postura y colocación del cuerpo para una mejor práctica: la espalda debe estar siempre recta y los hombros relajados, las rodillas permanecerán ligeramente flexionadas, solo se mueven las muñecas --nada de hacer giros extraños con los brazos-- y los saltos deberán ser suaves y a no demasiada altura para que al caer sobre el suelo los pies puedan amortiguar la caída sin problema. 

El calentamiento, esencial

Da igual que uno salte a la comba, se disponga a correr, levante unas pesas o siga una clase de aeróbic. Antes de empezar una sesión de ejercicio físico es importante y esencial hacer unos minutos de calentamiento previo para ir poco a poco adaptando al cuerpo a ese desgaste posterior. De esta forma, además, se evitarán lesiones inoportunas. 

A la hora de repetir estos saltos ocurre lo mismo. Por ello, antes de comenzar es recomendable hacer rotaciones con distintas partes del cuerpo como cuello, brazos, muñecas, cadera y piernas. También resulta aconsejable dedicar unos minutos a trotar a ritmo suave para ir, así, poco a poco acelerando y aclimatando el ritmo cardíaco y aumentando la temperatura corporal