Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Andar descalzos, un hábito saludable / Lucas Sankey en UNSPLASH

Estos son los beneficios de caminar descalzos por casa

No es conveniente hacer este gesto en espacios públicos como vestuarios o gimnasios por la proliferación de hongos

Victoria Herrero
6 min

Fuera zapatos, al menos en casa y sobre ciertas superficies donde no haya peligro alguno a la hora de andar descalzos. Y es que pese a algunas creencias populares, el descalzarse y pisar el suelo directamente con calcetines (o sin ellos) es algo más que un placer cuando se llega a casa tras una dura jornada de trabajo. Es todo un gesto que trae numerosos beneficios de salud para esa persona. 

Algo tan sencillo como caminar descalzo por el suelo de casa, una playa, la tierra del campo o una pradera con hierba no solo sirve para incrementar la vitalidad y conectar con los campos energéticos de la Tierra, sino que se traduce en una serie de mejoras para el organismo y prevenir algunas dolencias y patologías de salud. 

¿Dónde hacerlo?

Eso sí, para recibir estas buenas noticias no se puede andar en cualquier lado. Así, pues, es conveniente hacerlo solo en la vivienda de cada uno o en espacios donde no haya peligro ni suciedad (como puede ser una playa o una piscina) y evitar los espacios públicos; sobre todo cuando se refieren a vestuarios de instalaciones deportivas como gimnasios. En este último caso mejor seguir calzado para evitar el contagio con hongos o cualquier otra infección que se pueda producir (especialmente si el suelo está mojado). 

Y tras ese momento de libertad de los pies y antes de ponerse de nuevo el calcetín es importante prestar atención a la suciedad que se pueda haber acumulado en la planta de los mismos. Así pues, es hora de una buena higiene para decir adiós a esos gérmenes, seguida de una correcta hidratación para mantener estas extremidades inferiores en perfecto estado y salud.

Pies limpios tras andar descalzos / Rune Enstad en UNSPLASH
Pies limpios tras andar descalzos / Rune Enstad en UNSPLASH

Confirmado por expertos

Según estudios llevados a cabo por investigadores de la Universidad de California dejar a un lado los zapatos trae consigo una serie de aspectos positivos que se notan incluso al cabo de unos solos segundos. Un tiempo relativamente breve y con el que pudieron comprobar, gracias a ensayos con voluntarios, cómo estos al cabo de media hora se notaban más relajados, más activos y con más calma y menos estrés. Todo ello al mismo tiempo que su frecuencia cardiaca se iba a ajustando a ese bienestar conseguido con solo caminar descalzos. 

Pero la lista de beneficios de este gesto, que para muchos es algo muy cotidiano, también trae consigo la prevención de ciertas dolencias crónicas de salud. Esto es, al estar conectados con la tierra, las personas que andan descalzas tienen una menor viscosidad en la sangre con lo que se favorece que haya un menor riesgo de hipertensión o de sufrir algún tipo de episodio grave coronario como puede ser un infarto. Además, quitarse los zapatos contribuye a mejorar el descanso nocturno

Más beneficios

Pero todavía hay más. Otra de las ventajas de caminar sin calzado es el estímulo que se produce en los músculos del pie ya que se evita la presión y la humedad que se genera en esta parte del cuerpo al estar tantas horas dentro de un zapato; especialmente recomendable en el caso de personas mayores (pero con cuidado de no hacerlo en suelos donde se puedan resbalar).

En las primeras etapas vitales, en el caso por ejemplo de los bebés, repetir este gesto en los primeros meses de vida resulta muy favorecedor para el desarrollo cognitivo de estos menores. Y es que a través de los pies lo que hacen es captar información del mundo exterior, con lo cual es una buena idea dejarles descalzos sobre la arena, el parquet de casa o la hierba para que se vayan acostumbrando. Y no, no se les enfrían los pies si esto se hace de vez en cuando en pequeños periodos de tiempo. 

La salud empieza por los pies

Cuando se trata de restaurar el equilibrio tanto psíquico como corporal, los pies tienen buena parte de protagonismo. Y es que su capacidad de adaptarse al terreno que pisan y de mantenerse firmes pese a las condiciones de este último hace que se pongan en marcha una serie de recursos que se encargan de estimular todo el cuerpo. Además, de todos es sabido que en esta parte se reflejan todos los órganos, por lo que un buen masaje en la zona sirve para tratar los puntos más dolorosos relacionados con alguna patología.

Pero para que esa salud comience por los pies es importante mantenerlos siempre en buen estado. Y para ello nada como estos sencillos consejos: andar o correr descalzos; mantenerlos perfectamente limpios, secos (cuidado con la humedad) e hidratados, no olvidarse de la pedicura para tener unas uñas perfectas y sanas, usar calcetines o medias de fibras naturales y comprar siempre zapatos que sean cómodos y adecuados