Menú Buscar
Pies de bebés simulando un corazón / PIXABAY

Un científico chino crea los primeros bebés genéticamente modificados del mundo

El investigador utilizó una herramienta que permite influir directamente en el ADN

07.12.2018 14:43 h.
3 min

El investigador chino He Jiankui ha afirmado en diferentes medios haber modificado el ADN de dos bebés recién nacidos convirtiéndoles en los primeros bebés genéticamente modificados del mundo. Se trata de dos niñas gemelas nacidas durante el mes de noviembre, a las que se ha alterado genéticamente para ser inmunes al virus del VIH. Para ello, el investigador modificó los embriones de siete parejas durante los tratamientos de fertilidad utilizando una herramienta conocida como CRISPR-Cas9, una especie de sistema inmunológico de las células y en el que es posible cortar, pegar y modificar material genético para activar o desactivar un gen que esté causando problemas o que pueda ofrecer beneficios.

De confirmarse esta teoría se convertiría en una noticia científica de una relevancia histórica, a la par que controvertida por cuestiones éticas. Uno de los agravantes de la polémica se centra en el desconocimiento a la hora de realizar el estudio, puesto que parece ser que el científico ha actuado por cuenta propia en esta investigación y que llevaba tiempo alejado de la Universidad de Ciencia y Tecnología del Sur, entidad a la que pertenecía.

Controversia y desaparición de Jiankui

Después de que He Jiankui presentara su proyecto en la II Cumbre Internacional sobre Edición del Genoma Humano en Hong Kong, el paradero del científico es desconocido dada la repercusión mediática que ha causado su experimento. Así lo confirman fuentes de la universidad a la que pertenecía el científico: “En estos momentos no hay información precisa. No podemos responder ninguna pregunta sobre este asunto, pero si tenemos alguna novedad la ofreceremos por los canales oficiales”.

De lo que sí parece haber certeza es de que la experimentación en el genoma humano no ha gustado a gran parte de los científicos debido a la necesidad de una base de investigación más sólida antes de realizar experimentos reales con humanos. Desde que se anunciara el proyecto de He Jiankui, más de cien científicos han firmado una carta condenando la investigación y presentando su desacuerdo.