Menú Buscar
Batman, en la versión LEGO del superhéroe, saliendo de un huevo / PIXABAY

Batman es el único superhéroe que cumple las leyes de la física

Un estudio español afirma que es “el más alcanzable”, ya que considera que Batman “es sólo una persona más desarrollada físicamente que el resto”

09.01.2019 14:40 h.
4 min

Los superhéroes están en todas partes. Ya en el pasado eran personajes muy queridos por los aficionados a los cómics, y hoy en día su popularidad no deja de crecer gracias a la gran cantidad de películas que se estrenan cada año. Por eso no extraña que los superhéroes también sean objeto de estudios científicos como el que han llevado a cabo en la Universidad de Alcalá de Henares.

Los profesores Francisco José Álvarez y Francisco Sáez de Adana han querido ‘bajar a la tierra’ a los superhéroes, llevando a cabo una investigación para determinar cuáles de ellos cuentan con superpoderes que no desafían las leyes de la física. “Como regla general podemos decir que cuanto más amplios sean los poderes, más las desafían, pero eso tiene también excepciones”, destacan. “En ese universo de ficción​ hay clases y rangos, ya que unos superhéroes tienen más poderes que otros. Por ejemplo, Batman es sólo una persona más desarrollada físicamente que el resto, pero Superman tiene poderes casi infinitos y Spiderman sería un caso intermedio. Se podría decir, entonces, que Batman puede ser un ejemplo alcanzable, mientras que Superman difícilmente lo es”.

Iron Man, el superhéroe más completo

Los profesores universitarios españoles consideran que Tony Stark es el personaje que cuenta con más poderes reales, “ya que su auténtico superpoder es una inteligencia prodigiosa que le permite poner a su servicio y al de la humanidad todas las posibilidades que contemplan las leyes físicas, reales o irreales”.

“Iron Man viene a encarnar, en el grado y modo hiperbólicos que requiere el contexto, la capacidad del intelecto humano para comprender y manipular la naturaleza, adaptándose con ello al medio y superando los retos que se le plantean, ya consistan en obtener nuevas fuentes de energía o en enviar de regreso a su inhóspita dimensión a una aterradora horda de guerreros Chitauri”, apuntan Álvarez y Sáez de Adana.

Profesores de ficción

Los catedráticos señalan que estos personajes no sólo entretienen, sino que también colaboran a divulgar las leyes de la física. “La ciencia tiene una presencia enorme en las historias de superhéroes, al menos en las más modernas. Por un lado, muchos de los superhéroes y supervillanos proceden del ámbito científico; y por otro, la aparición de superpoderes, obviamente opuesta a nuestros conocimientos científicos, se atribuye con frecuencia a nuevos descubrimientos y avances”.

“Por quiméricos que estos sean, no dejan por ello de asociar a la ciencia con una imagen de prestigio y posibilidades, colocándola en una perspectiva muy favorable ante un público muy joven. Así, aunque las cosas que se cuentan vulneren las leyes de la física, ofrecen ejemplos atractivos para una audiencia no iniciada que permiten ilustrar algunas de estas leyes”, concluyen.