Menú Buscar
Ilustración de un barco vikingo / PIXABAY

Hallan un barco vikingo por casualidad en Noruega

Se trata de un barco vikingo de la Edad de Hierro nórdica que podría ofrecer indicios sobre las embarcaciones del pueblo vikingo de la época

3 min

Un equipo de arqueólogos del Instituto Noruego para la Investigación del Patrimonio Cultural (NIKU) en Ostfold, ha descubierto enterrado en una colina a poco menos de cincuenta centímetros de la superficie nada más y nada menos que un ejemplar de barco vikingo que podría haberse utilizado en el año 800 d.C. El barco, bautizado ahora con el nombre de 'barco de Jellstad', fue descubierto por casualidad tras realizar unas primeras pruebas de georadar por los arqueólogos Lars Gustavsen y Erich Nau, principales responsables de la investigación. 

El ejemplar histórico hallado tiene una superficie de más de veinte metros de eslora y, a pesar del paso del tiempo, se encuentra en su mayoría en perfectas condiciones de conservación. Únicamente la parte más alta del barco, la más cercana a la superficie, se encuentra ligeramente dañada por estar más expuesta a las condiciones climáticas y por los arados que han trabajado en la zona en múltiples ocasiones. Sin embargo, el resto del armazón y la quilla presenta un estado increíblemente conservado.

Un enterramiento común

Después de unas observaciones más detalladas sobre este ejemplar, los investigadores creen que podría pertenecer a la Edad de Hierro nórdica (entre los años 500 y 1050 d.C) y que podría ser de gran relevancia para conocer más datos sobre las expediciones del pueblo vikingo de esa época. Además, tal y como confirman los arqueólogos, el enterramiento de este barco era algo bastante común en la época: “El enterramiento de este barco no fue casual ni existe de forma aislada, sino que forma parte de un cementerio que está claramente diseñado para demostrar poder e influencia”, explica Gustavsen.

Los vikingos solían incinerar a los grandes jefes de sus clanes en este tipo de barcos funerarios como símbolo de admiración y respeto. Debido a este dato, la investigación sobre más posibles ejemplares sigue abierta. Hasta la fecha se han hallado otros siete túmulos funerarios, además de los restos de cinco casas comunales que podrían datar del siglo IX y que constituían un centro de poder.