Menú Buscar
Fotografía del asteroide Bennu / NASA

El asteroide Bennu será visible el día de San Valentín

La NASA está llevando a cabo una investigación en este cuerpo rocoso que podría impactar con la Tierra en el próximo siglo

3 min

La conquista del espacio es uno de los grandes objetivos de la humanidad para el futuro, aunque primero hay que resolver muchos de sus misterios sin salir de la Tierra. Aunque las misiones tripuladas no son tan frecuentes como cabría esperar después de llegar a la Luna, la investigación espacial sigue siendo uno de los pilares fundamentales para las grandes potencias. De todas las misiones que se están llevando a cabo, la que puede que esté más olvidada es la que concierne al asteroide Bennu, que según ha informado la NASA será visible durante el día de San Valentín.

El asteroide Bennu es uno de los más importantes que viajan por el espacio, ya que es considerado como uno de los objetos peligrosos por la cercanía que tiene con la Tierra. Hay una probabilidad entre 2.700 de que este cuerpo impacte contra el planeta azul durante el próximo siglo, lo que ha llevado a los científicos a no perderlo de vista desde que se descubriese en 1999. Se sabe que tiene 500 metros de ancho y que lleva una velocidad de 100.000 km/h, aunque este no es el único motivo por el que se está investigando.

El viaje de la OSIRIS-REx a Bennu

Lanzada en septiembre de 2016, la sonda OSIRIS-REx, creada por la NASA, llegó en 2018 a la órbita de Bennu, aunque no será hasta 2020 cuando comience a recolectar restos de la superficie del asteroide. Hay otras muchas rocas en el espacio, pero esta en particular llama la atención por no haber sufrido casi alteraciones desde su formación, hace 4.500 millones de años. Es rico es carbono y, posiblemente, tenga silicatos alterados por la presencia de agua, la gran búsqueda de la humanidad fuera de la atmósfera.

Actualmente, la OSISRIS-RE- está escaneando la superficie del asteroide Bennu para encontrar el mejor sitio para realizar la extracción de material. Serán solo 60 gramos los que arranque de la superficie, antes de enviar la cápsula con el preciado tesoro dirección al desierto de Utah, en un aterrizaje programado para el año 2023.