Menú Buscar
Franco es el responsable de que a los árbitros españoles se les llame por sus dos apellidos / PXHERE

¿Por qué a los árbitros españoles se les llama por sus dos apellidos y a los extranjeros no?

El motivo se remonta en los tiempos del franquismo: la aparición de un árbitro apellidado Franco hizo que se cambiara la forma de mentarlos

3 min

Aunque España ha sido eliminada, todavía hay representación española en el Mundial 2018. Por un lado tenemos a Roberto Martínez, seleccionador de Bélgica, y por el otro a Antonio Miguel Mateu Lahoz, colegiado que recientemente ejerció de cuarto árbitro en el Brasil-México. A Mateu Lahoz le conocemos por sus dos apellidos, al igual que al resto de trencillas españoles. Pero no sucede lo mismo con sus colegas extranjeros: el turco Çakır, el brasileño Ricci, el senegalés Diedhiou, el holandés Kuipers, el japonés Sato, el uruguayo Cunha... ¿Sabes por qué?

No fue hasta la década de los 70 cuando se instauró la tradición de llamar a los árbitros de fútbol de nuestro país por sus dos apellidos. Antes únicamente se utilizaba el primer apellido, y sólo en casos especiales se echaba mano del segundo: en casos de duplicidad para diferenciar a uno de otro o cuando su primer apellido era uno muy común.

“Franco es muy malo”

La razón del cambio de nomenclatura para los trencillas hay que buscarla en Ángel Franco Martínez, colegiado que fue protagonista en la prensa deportiva después de encadenar varias actuaciones poco afortunadas.

A los árbitros españoles se les llama con sus dos apellidos, a los extranjeros sólo con uno / PXHERE

A los árbitros españoles se les llama con sus dos apellidos, a los extranjeros sólo con uno / PXHERE

Los titulares del estilo “Franco es muy malo”, “Todos culpan a Franco” o “Franco no vale para nada” no sentaron demasiado bien al dictador Francisco Franco, que harto de que su nombre fuera relacionado con ese tipo de adjetivos negativos tomó una decisión: ordenar que a partir de ese instante fuera obligatorio utilizar los dos apellidos al referirse a cualquier árbitro de España. Una tradición que se ha mantenido hasta nuestros días.

Los trencillas

Otra curiosidad relacionada con los árbitros es uno de sus sinónimos: trencilla. ¿Por qué se les conoce de esta manera? Hay dos teorías, ambas pertenecientes a la época del fútbol en blanco y negro. Por un lado, está relacionado con su vestimenta: solían ir todos uniformados con una prenda cuyas solapas estaban adornadas con una trencilla. Y por el otro, tiene que ver con su silbato, que llevaban al cuello colgados de un cordón trenzado conocido como trencilla.

La asociación entre los árbitros y las trencillas que usaban dio lugar a una sinécdoque, una figura retórica mediante la cual se nombra al todo por una parte, y por eso a día de hoy a los árbitros también se les conoce como trencillas.