Menú Buscar
Hasekura Tsunenaga, el samurái de Japón que visitó España en 1615 / WIKIMEDIA COMMONS

Esta es la historia de los españoles que se apellidan Japón

En el municipio de Coria del Río hay más de 600 personas con este nombre familiar y el origen se remonta a una misión diplomática del país asiático

7 min

España tiene una pequeña parte de origen japonés y no son los restaurantes de sushi que se pusieron de moda hace años. Se trata de unos habitantes --más de 600 según datos del INE-- que se apellidan Japón, que viven en el municipio sevillano de Coria del Río y cuya historia se remonta a hace 400 años cuando un samurái nipón realizó una expedición por Europa y recaló en Sevilla.

Esta realidad ha servido para inspirar, por ejemplo, la película de Los Japón, estrenada en 2019 y protagonizada por Dani Rovira y María León. Y es que detrás de este curioso relato de apellidos nipones en Sevilla hay luchadores japoneses, misiones diplomáticas y una estatua en homenaje a un personaje histórico como es Hasekura Tsunenaga.

Diplomacia japonesa

Que a día de hoy haya más de seis centenares de personas con el apellido Japón en Coria del Río encuentra su origen en el año 1613. El samurái Hasekura Tsunenaga, al servicio del daimio --señor feudal-- de Sendai fue enviado desde el país asiático a Roma en una misión diplomática.

El objetivo era visitar al Papa Pablo V para lograr el apoyo para los japoneses convertidos al cristianismo y establecer nuevos vínculos comerciales con España. La ruta hacia este punto atravesaría las regiones españolas de Acapulco (El Caribe) y Veracruz (México) desde las que partir después al sur del país, llegar a Barcelona y dirigirse a Italia.

Arco Torii y estatua de Hasekura Tsunenaga que la ciudad de Sendai de Japón regaló a Coria del Río / WIKIMEDIA COMMONS - YIFRICC
Arco Torii y estatua de Hasekura Tsunenaga en Coria del Río / WIKIMEDIA COMMONS - YIFRICC

Escala en Coria del Río

Esta misión recibió el nombre de Embajada Keicho y colocó a Hasekura como una figura histórica. La entrada en la Península del samurái no sería hasta el año 1614, momento en que arribó a Sanlúcar de Barrameda, en Cádiz, para remontar el Guadalquivir hacia Sevilla con escala en Coria del Río, según cuenta el propio ayuntamiento del municipio sevillano.

Tras recalar en Coria del Río y ser recibidos por las autoridades de la localidad y de Sevilla, la expedición de Hasekura se dirigió hacia la capital de España para reunirse con el entonces monarca Felipe III y negociar acuerdos entre ambos países antes de partir en dirección Roma. Y en este tiempo el samurái fue bautizado como Felipe Francisco Hasekura.

Fracaso en las negociaciones

La embajada Keicho presentó sus intenciones ante Felipe III pero no llegaron a un acuerdo definitivo, algo que también ocurrió cuando plantearon sus ideas ante el Papa en Roma en el año 1615. 

No obstante, hubo un hecho que provocó que fracasara la expedición japonesa: el momento en el que el Gobierno nipón prohibió y comenzó a perseguir el cristianismo en tierras asiáticas. Las noticias llegaron a España y Roma y provocaron que las negociaciones no fueran fructíferas.

Estancia en Sevilla

Tras el comienzo de la persecución de los cristianos y de la negativa de Felipe III a crear un vínculo comercial llegó el fin de la misión de esta embajada, en 1616. Hasekura y los suyos retornaron a su nación. No obstante, algunos japoneses decidieron prolongar su estancia en España y, concretamente, en Coria del Río.

El ayuntamiento del municipio sevillano asegura en su web que, a consecuencia de esto, a mediados del siglo XVII y en el registro de la Parroquia de Santa María de la Estrella apareció la partida bautismal de un niño que llevaba el apellido Japón, quien sería hijo de uno de los miembros de la expedición de Hasekura. Un nombre familiar que vendría a simplificar el de sus progenitores y que hacía clara referencia a su región de origen.

Expansión y relación con Japón

El apellido comenzó a extenderse y a dejar huella en el municipio, un hecho que llegó a conocerse en las tierras niponas en 1989. En dicho año, la ciudad japonesa de Sendai investigó su pasado con motivo de la conmemoración de su fundación y los nipones hallaron los escritos del señor feudal en los que mencionaba la misión en España de Hasekura. A partir de ahí comienzan los contactos entre las localidades sevillanas y asiáticas para explorar su conexión en el tiempo.

En los años venideros, ambos pueblos comenzarían a experimentar diversos encuentros e intercambios. En la exposición universal de 1992, el pabellón de Japón acogió la reunión entre el embajador y los descendientes de aquellos japoneses. El Gobierno de Sendai regaló al municipio de Coria una estatua de Hasekura que se puede encontrar en el pueblo; en la localidad española se fundó la Asociación Hispano Japonesa Hasekura en 1993; las ciudades se hermanaron en 1999 y, en 2013, el príncipe Naruhito (actual emperador de Japón desde mayo de 2019) visitó Coria del Río y plantó un cerezo en señal de amistad y unión.