Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de uno de los helados de esta especial heladería / ANITA GELATO

Anita Gelato, la heladería de diseño en pleno barrio barcelonés de Gracia

Cuentan con más de 25 sabores en este establecimiento ubicado en la Plaza de la Vila de Gràcia número 15

Victoria Herrero
6 min

Los amantes de los helados, aunque se esté en pleno invierno, tienen una dirección a la que tienen que acudir sí o sí en Barcelona. Se trata de la heladería Anita Gelato que causa verdadera sensación en el popular barrio de Gracia. En este caso, y aparte del diseño tan coqueto de este espacio ubicado en la Plaza de la Vila de Gràcia número 15, lo sorprendente es que la receta para preparar estas delicias heladas no viene de Italia (país por antonomasia en este manjar), sino que el origen lleva al consumidor hasta Israel

Todo un paraíso para todos aquellos que no tengan miedo a escaparse de los clásicos sabores de helados de toda la vida y quieran probar algunos de las sorprendentes 25 variedades que siguen una receta que se mantiene en total secreto siguiendo las directrices artesanales de Anita Avital, que comenzó preparando helados hace ya casi dos décadas con ayuda de su hijo. 

Un éxito que traspasa fronteras

Animada por el éxito que tenían sus propuestas de helados, esta mujer se decidió a salir de su Tel Aviv natal, donde abrió la primera tienda hace veinte años, y conquistar los paladares más exigentes alrededor del mundo. Ahora le llega el turno a Barcelona, donde ha aterrizado esta heladería que hará las delicias de los amantes del diseño interior más vintage y naif y que la consolidado como una de las mejores de la capital. 

Es en este establecimiento donde, como cuenta su fundadora y responsable, se elaboran estos helados artesanales cada mañana en la cocina con la que cuentan en la tienda. En este caso ellos mismos se encargan de comprar la leche, pasteurizarla y se mezcla con las salsas que les llegan directamente desde su heladería madre en Israel. Precisamente, estas son la base de esos sabores tan especiales que venden a una clientela cada vez más fiel. 

Cucuruchos que preparan en esta heladería del barrio de Grácia / ANITA GELATO
Cucuruchos que preparan en esta heladería del barrio de Grácia / ANITA GELATO

Para todos los gustos

Así es como se hace un catálogo con una amplia variedad de helados para todos los gustos. Desde los que prefieren opciones sin gluten, pasando por los que no quieren que su helado tenga nada de azúcar, o bien cuente con una buena dosis de nata o, por el contrario, prefieran tomarse un helado vegano. En este último caso, en Anita Gelato preparan también sorbetes o helados con base de soja. Montañas de felicidad, como Anita Avital llama a sus helados, y a las que se añaden desde toppings, pasando por trozos de fruta fresca, siropes, chocolate o mermeladas caseras.

Posibilidades entre las que destacan las especialidades de estos maestros heladeros que les han hecho famosos en rincones tan dispares como Puerto Rico, Nueva York o Australia. Es el caso de su helado con galleta wafer de origen inglés, el de pretzel o el preferido para los amantes de los pistachos. Todos ellos cuentan con el sello personal de Mamá Anita que es la encargada de dar el visto bueno a cada cucharada antes de ponerlo a la venta. 

Breve historia del helado

Cuando se hace alusión al término helado se hace referencia a un tipo de alimento cuya principal característica es que se presenta muy frío, además de ofrecer un sinfín de variedades y sabores. Así pues, teniendo esto claro se puede hacer una diferenciación entre varios tipos de helados: los llamados helado crema, los de leche, los que se hacen con leche desnatada, los que incorporan agua y los conocidos sorbetes

En lo que se refiere a su historia, fue el italiano Procopio quien en el siglo XVII (en el año 1660 para ser más exactos) inventó una máquina que se encargaba de homogeneizar las frutas, el azúcar y el hielo. De esta forma es como se obtenía una verdadera crema helada con una apariencia y un gusto que recuerda a la de hoy en día. Como consecuencia, abrió en París el Café Procope, donde además de café se servían helados cuya receta estaba celosamente guardada a los más curiosos. 

Su origen

Pero antes de eso, el origen de los helados es muy antiguo y en algunos escritos se sostiene que fueron los romanos los precursores de los sorbetes mezclando nieve, frutas y miel. En este sentido, la historia cuenta que el emperador Nerón se empeñaba en hacer traer nieve de los Alpes para que le preparasen esta bebida helada que tanto le gustaba. 

Otros historiadores, en cambio, apuntan a que el origen de los helados estaba a miles de kilómetros de distancia. Señalan que fueron los chinos, siglos antes del nacimiento de Jesucristo, los que ya habían dado con esa fórmula de mezclar la nieve con esos ingredientes.