Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un hotel, con el cartel encendido, en un callejón nocturno / CG

Alquilar un hotel por horas, una opción al alza para las parejas

Ir a un establecimiento y pagar una habitación, una alternativa cada vez más extendida en affaires y escapadas románticas

3 min

¿Qué haces cuando ligas una noche, quieres pasarla en compañía, pero no quieres compartir sueño? Al parecer, ir a una habitación de hotel por horas es una de las opciones al alza para darle rienda suelta al cariño. Pero ello no implica que no sea también una alternativa para parejas estables.

A pesar de que la mayoría de hoteles no ofrecen esta posibilidad, cada vez son más los que se suman al carro ante esta tendencia al alza. Según un estudio realizado por JOYclub, comunidad basada en la sexualidad liberal, un tercio de sus 5.000 miembros escoge esta opción con sus affaires.

Una mujer tomando el sol tumbada sobre la cama / CG
Una mujer en una habitación tomando el sol tumbada sobre la cama / CG

Los lugares nuevos son un aliciente sexual

Uno de los morbos más frecuentes es el mantener una relación en un sitio nuevo. No es de extrañar que de vacaciones, en una casa rural, apartamentos privados... Da igual si es con tu pareja o con un ligue: es una manera de escapar de la monotonía... y nos gusta, para qué vamos a mentir.

Una mujer durmiendo bajo un tragaluz / CG
Una chica durmiendo bajo un tragaluz de un hotel / CG

Además, las características del hotel lo hacen todo más cómodo. Servicio de habitaciones, desayuno en la cama, personal de limpieza... eso para los que decidan quedarse a dormir. Lo importante es que no tienes que recoger nada. Y, ante un encuentro casual, si te he visto no me acuerdo.

Las empresas se vuelcan en ello

Cada vez más portales de internet adquieren habitaciones de hotel para estas reservas por horas. Por ello, los establecimientos que se dedican a este modelo de negocio se están convirtiendo en un nicho de mercado atractivo. 

Una pareja roza sus pies bajo las sábanas / CG
Una pareja roza sus pies bajo las sábanas / CG

Los encuestados destacan que los hoteles ofrecen un mayor atractivo por el ambiente en general. En este sentido, la cama doble es, sin duda, uno de los principales reclamos para un 81% de ellos. Sin embargo, las opciones como la ducha de lluvia (24%), bañera (22%) y el hidromasaje (21%) son bienvenidas.

Una vez, pocas más

A pesar de que la mayoría de los encuestados reconoce haberlo hecho, solo en un 6% en mujeres y un 5% de los hombres han repetido experiencia. Pero el 97% de todos ellos ven con buenos ojos esta práctica. 

Una mujer mira a su pareja escondida bajo las sábanas / CG
Una mujer en una habitación mira a su pareja escondida bajo las sábanas / CG

Una de las razones principales es la privacidad de la que gozan los protagonistas tanto a la hora de reservar como a la de alojarse, siendo la posibilidad de hacer el check-in de manera independiente una de las características más importantes.