Menú Buscar
Ensalada servida en un plato pequeño para adelgazar con la ilusión de Delboeuf / PIXABAY

¿Es posible adelgazar ayudándose de la ilusión de Delboeuf?

Un experimento confirma que el truco de servir la comida en platos pequeños para comer menos no es tan efectivo como se creía

18.07.2018 15:39 h.
3 min

La ilusión de Delboeuf es una ilusión óptica que altera la percepción de las dimensiones relativas. Se sustenta en que dos puntos del mismo tamaño parecerán tener dimensiones distintas a los ojos de los humanos dependiendo del lugar en el que se coloquen. De esta forma, si el punto está rodeado por una circunferencia pequeña se verá más grande que ese mismo punto colocado dentro de una circunferencia mayor.

Muchas dietas para perder peso se basan en esta ilusión de Delboeuf para conseguir sus objetivos. La utilización de la ilusión óptica como técnica de adelgazamiento consiste en colocar los alimentos en platos pequeños para que las raciones de comida parezcan más grandes, y así convencer a nuestro cuerpo para que sacie el hambre ingiriendo una menor cantidad de comida.

Funciona con todo menos con la comida

Sin embargo, un estudio ha revelado que la ilusión de Delboeuf como herramienta de una dieta no tiene tanta eficacia como la que se creía hasta el momento. Y todo por culpa del hambre, tal y como han concluido los investigadores de la Ben-Gurion University.

Este trozo de tarta parece más grande de lo que realmente es gracias a la ilusión de Delboeuf / PIXABAY

Este trozo de tarta parece más grande de lo que realmente es gracias a la ilusión de Delboeuf / PIXABAY

Para llegar a esta afirmación se llevó a cabo un experimento en el que los participantes fueron divididos en dos grupos. La mitad de los voluntarios conservaron una rutina normal a la hora de comer, mientras que la otra mitad pasó más horas de las normales sin ingerir ningún alimento.

Hambre

A todos los participantes se les mostraron varios ejemplos de la ilusión de Delboeuf, entre los que se encontraban platos pequeños con comida servida en ellos y otros que no tenían nada que ver con los alimentos. Y la conclusión que se sacó es que el efecto óptico seguía funcionando en todos los casos salvo en los relacionados con la comida.

Así, el hambre actuó como inmunizador de la ilusión óptica, ya que los individuos consideraban que los puntos parecían mayores de lo que eran realmente cuando se presentaban dentro de una circunferencia pequeña menos en los ejemplos que incluían comida servida en platos pequeños.