Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Cartel de Top Gun: Maverick / PARAMOUNT PICTURES

La actriz de Top Gun que "no puede" salir en la segunda parte

Kelly McGillis no aparecerá en la secuela de la mítica película que terminó de encumbrar a Tom Cruise

Carlos Losada
6 min

Top Gun: Maverick es la continuación de la célebre película de los años 80 que lanzó al estrellato definitivo a Tom Cruise, convirtiéndose en todo un sex symbol a nivel mundial. En ella, el actor volverá a meterse en la piel de su personaje Pete "Maverick" Mitchell, pero no contará para la ocasión con la intervención de Kelly McGillis, la actriz que interpretaba a la monitora e interés amoroso del protagonista.

McGillis hace tiempo que se retiró de la actuación y mucho más de los tejemanejes de Hollywood y ahora, a los 62 años, vive tranquilamente alejada de aquel mundo que la elevó a los altares gracias a sus actuaciones en películas tan populares como la propia Top Gun, Único testigo (junto a Harrison Ford) o Acusados (en la que compartió cartel con la oscarizada Jodie Foster).

Comparaciones con Cruise

A pesar de estar retirada del cine, en Entertainment Tonight la entrevistaron para preguntarle por la posibilidad de volver y formar parte del elenco de Top Gun: Maverick. Pero parece que ni ella tiene interés, ni los productores tampoco lo muestran para que Charlie vuelva a aparecer por la célebre escuela de vuelo para militares.

“Oh, Dios, no. Estoy vieja y gorda y aparento la edad que tengo y eso no es de lo que va esto. Prefiero sentirme segura en mi propia piel y en quién soy que dar valor a todas esas otras cosas", declaró al respecto. Y es que Gillis no solo es cinco años mayor que Tom Cruise --a quien, por cierto, también sacaba unos cuantos centímetros de altura--, sino que además se ha alejado de los cánones de belleza que imperan en el mundo del cine, puesto que no está delgada y no se para a teñir su pelo canoso.

Tom Cruise y Kelly McGillis en Top Gun / PARAMOUNT PICTURES
Tom Cruise y Kelly McGillis en Top Gun / PARAMOUNT PICTURES

Lejos de Hollywood

En la entrevista también le preguntaron por la posibilidad de acudir a alguno de los eventos promocionales. A fin de cuentas, ella era la coprotagonista de la primera entrega y la que vive la apasionante historia de amor con el rebelde piloto. “No sé cómo responder a esto porque no ha sucedido. Y si ocurriera, tendría que evaluar dónde estoy, qué estoy haciendo, qué está pasando. No puedo proyectar lo que haré o no haré en el futuro. No tengo idea porque no sé dónde estaré”, explicó.

Esta respuesta no resulta extraña si se tiene en cuenta que la actriz hace mucho que se alejó de los focos hollywoodienses. "Simplemente no se convirtió en una prioridad. Lo que se convirtió en la prioridad fue criar a mis hijas. Creo que solo cambiaron mis prioridades en la vida. Otras cosas se volvieron más importantes. Me encanta actuar, me encanta lo que hago, me encanta hacer teatro, pero mis relaciones con otras personas se volvieron mucho más importantes que mi relación con la fama", concluyó.

Jennifer Connelly

El hecho de que McGillis no participe en la secuela de Top Gun no quiere decir que no vaya a haber un personaje femenino que al menos comparta con Cruise la pasión por montar en moto (según se puede ver en el tráiler). Y ese honor recaerá en una actriz de gran reputación como es Jennifer Connelly, quien actualmente tiene 49 años y ha protagonizado recientemente la serie de Netflix Snowpiercer.

Ella será el contrapunto romántico de una historia que promete recuperar la testosterona, la espectacularidad y los clichés de su predecesora. En su momento, Top Gun fue acusada de propagandística --por razones más que obvias.-, pero eso no quitó que se convirtiera en un éxito internacional y que incluso su canción principal Take my breathe away, de Berlin, se siga escuchando en las emisoras de todo el mundo.

Tom Cruise y Jennifer Connelly en una escena de Top Gun: Maverick / PARAMOUNT PICTURES
Tom Cruise y Jennifer Connelly en una escena de Top Gun: Maverick / PARAMOUNT PICTURES
 

Trama 

Al igual que en Cobra Kai --continuación de la saga Karate Kid--, los viejos rockeros nunca mueren. Y eso es lo que sucede con Pete Mitchell, que vuelve como instructor a la academia de pilotos de combate Top Gun, situada en California (Estados Unidos). Allí le encomendarán la formación de una nueva generación de pilotos, los cuales tendrán que aguantar el temperamental carácter del personaje que interpreta Tom Cruise.

Entre ellos estará Bradley Bradshaw, el hijo de su gran amigo Goose, que falleció en la primera entrega durante una de las misiones/entrenamientos que llevaron a cabo. El papel recae en Milles Teller, que incluso lleva un bigote (como su padre en la ficción). Aparte, en esta secuela también aparecerá el gran rival de Cruise en la película original: Tom “Iceman” Kazansky, o lo que es lo mismo, Val Kilmer. Lo que no se sabe es si volverán a enfrentar sus egos o si seguirán siendo colegas como al finalizar la primera entrega.