Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Las manos de una abuela / EP

Una abuela exige un pago por cuidar de su nieto: "No soy una guardería. Tengo una vida"

Una mujer crea una enorme polémica por cobrar a su propia hija ante las dificultades de la conciliación familiar

3 min

La conciliación familiar es un problema en todo el mundo. Compaginar paternidad y maternidad y trabajo no es fácil y muchas veces las familias recurren a los abuelos para que cuiden de los nietos.

La buena voluntad de los mayores es de gran ayuda pero este esfuerzo les roba su ansiado tiempo libre y pocas veces es compensado. Pero una mujer ha puesto fin a esta explotación y ha decidido cobrarle a su hija por hacer de servicio de guardería.

Tarifas

Admite que su hija “tiene 29 años, un hijo de un año” y "trabaja cinco días a la semana, alrededor de 7-8 horas al día de 7.30 horas a las tres de la tarde”. Cuando le preguntó si podía cuidar del pequeño “dos o tres días a la semana", ella no lo dudó, está dispuesta. Si le paga.

La tarifa que le propuso es de 12 dólares australianos por hora, es decir, unos 10 euros, un coste que su hija no se podía permitir. "Ella entendió mi necesidad de cobrarle, pero luego me pidió que rebajara a 10 dólares (8,25 euros)”, ya que en su trabajo le pagan 22 dólares por hora (18 euros).

Escándalo

El regateo funcionó. La mujer aceptó cuidar de su nieto por poco más de 8 euros a la hora. Aun así, al conocerse el caso, las redes sociales empezaron a posicionarse a favor y en contra su decisión, y las últimas son las que imperan.

Algunos acusan a la abuela de no tener empatía alguna. "Amiga, solo di que no quieres cuidar niños. Estás pidiendo más de 2/3 del dinero que gana (tu hija) antes de impuestos. Obviamente, no puede pagar eso", comenta un internauta.

"Tengo una vida"

Los hay que no critican tanto el cobro sino la tarifa por no tratarse de una profesional de la puericultura. “Un centro viene con calificaciones y certificaciones. ¿Por qué cree que merece una tarifa casi igual que la de los trabajadores profesionales de las guarderías?”, señala otro usuario.

Muchos en cambio, comparten que está en su derecho de cobrar por su tiempo libre. La propia abuela lo comenta: "No soy una guardería, tengo mi propia vida, trabajo para mí y creo que ella debería entender que estaría renunciando a mi tiempo cuando trabajo desde casa, y si voy a estar renunciando a eso durante un tiempo, entonces necesito dinero para reemplazar ése tiempo en el que estoy renunciando a mi trabajo".