Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un boleto de Euromillones / FLICKR

Cinco razones para no jugar al Euromillones

La probabilidad de ganar es ínfima, además de que puedes desarrollar ludopatía o arruinarte por falta de previsión financiera

4 min

Jugar al Euromillones es muy tentador, de un día para otro uno puede convertirse en un auténtico millonario y pasar de una vida convencional a tener el mayor de los lujos. El motivo es claro, si aciertas la primera categoría hay un bote de 77 millones, y le siguen una fila de premios bastante generosos.

Sin embargo, las probabilidades de ganar son muy bajas y, en caso de hacerlo, el riesgo de que acabes arruinados, muy elevado.

Una entre 139.838.160

Esta cifra es la probabilidad exacta que hay de ganar el premio de la primera categoría, lo que lo convierte en un hito casi imposible, solo al alcance de aquellos que tienen más suerte. Desde que el sorteo comenzó en 2004 lo han ganado 30 personas.

Es cierto también que las posibilidades de que ganes aumentan así como bajan las cuantías de los premios y la cantidad invertida. A pesar de todo, la estadística dice que solo en uno de cada 22 casos se gana el premio de la ultima categoría, que supone un importe de cuatro euros.

Apuesta por la seguridad

Si lo que se pretende es conseguir dinero y generar riqueza hay opciones tangibles y más fácilmente conseguibles, sin necesidad de tentar a la suerte.

Una buena opción es invertir en propiedades para luego destinarlas al alquiler, o depositar tu dinero en un perfil bancario que genere intereses. Y, sobretodo, aprender a gestionar el dinero que vayas generando.

Te puedes volver adicto

El juego engancha, y de aquí a la adicción hay un paso. La ludopatía es la adicción a los juegos de azar, que vuelve a los que la padecen esclavos de sus acciones. A medida que pasa el tiempo, más deseo tiene el enfermo de gastar dinero y probar suerte.

Los datos no invitan al optimismo. La Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados (Fejar), confirma que en España hay 400.000 ludópatas y además es el país europeo con mayor número de ludópatas jóvenes. En 2015 un 16% de los atendidos tenía menos de 26 años.

No recibir el dinero

Cuando alguien gana un premio en el Euromillones le invade la alegría y su cabeza empieza a tramar lo que hará con los nuevos emolumentos.

Sin embargo, en el tiempo está la clave. Desde el día que en que se gana, el jugador dispone de tres meses para cobrar, sino lo hace, el dinero se lo queda el estado. Aunque este plazo parezca mucho tiempo, no sería la primera ni la última ocasión en que pase. Por ejemplo, en el año 2020 dos ganadores de la lotería perdieron su premio.

Cabeza fría y conocimiento

En el momento en que se recibe un gran montante de dinero, puede surgir la tentación de empezar a gastar sin criterio, o dejar el trabajo y entregarse a la vida contemplativa.

Aquí es donde surgen los problemas, de la misma forma que pueden intentar engañarte si ven que no cuentas con conocimientos de finanzas o estás rodeado de buenos asesores. El resultado puede ser el mismo: acabar arruinado y en peor situación económica que antes de ganar el premio.