Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de 'Tenet' / WARNER BROS PICTURES

Cuatro datos sobre 'Tenet' para sorprenderse

La nueva película de Christopher Nolan ha dejado muchas curiosidades en el aire, como el uso de un avión real para la grabación de una escena de accidente aéreo

Noelia Hontoria
5 min

En plena pandemia, llega una superproducción a los cines de todo el mundo. Se trata de Tenet, la nueva cinta de acción con Christopher Nolan y Robert Pattinson al frente. Es la apuesta de Hollywood para un verano en el que no se están llenando sus arcas y que ha llevado a grandes factorías como Disney a tomar decisiones drásticas. El mejor ejemplo de esta necesidad de virar el timón en otras direcciones se encuentra en Mulán, la nueva live-action de la compañía que se saltará su pase en cines y se estrenará directamente en la plataforma Disney+.

Pero Tenet no ha querido evitar la gran pantalla, el lugar donde sus efectos especiales y sus escenas de acción lucen mejor. Su sinopsis versa en torno a su protagonista, quien debe salvar al mundo y para ello se enzarza en un viaje dentro del mundo del espionaje internacional en una experiencia que irá más allá del tiempo lineal. Christopher Nolan dirige y escribe esta cinta, mientras que Robert Pattinson, John David Washington o Elizabeth Debicki, entre otros, ponen rostro a sus personajes.

Más cara que Titanic

Una de las curiosidades de Tenet es que, debido a la situación actual en la que precisamente los cines son uno de los puntos catalogados como de mayor riesgo, va a tener muy difícil alcanzar una recaudación que compense los estragos económicos que se han sufrido para poder llevar a cabo esta producción. Con un presupuesto de 205 millones de dólares (gastos de marketing y publicidad aparte) supera, por poner un ejemplo, la cantidad que costó hacer Titanic (estimada en 200 millones de dólares).

Con esta desorbitada cifra, Tenet se convierte en la segunda película más cara de Christopher Nolan, quien sigue manteniendo su récord con El caballero oscuro: La leyenda renace (250 millones de dólares). Por ahora, la película más cara de la historia del cine es Piratas del Caribe, con un presupuesto de 379 millones de dólares.

Escenas reales

Esta cinta, que va a medio camino entre el thriller, la ciencia ficción y la acción ha contado con grandes efectos especiales en su post-producción. Sin embargo, lo curioso es que algunas de las escenas más impresionantes sí son reales y se han llevado a cabo con una única oportunidad y un impacto impresionante, algo que se refleja en la película.

Por ejemplo, hay una escena concreta en la que un avión se estrella contra un edificio y curiosamente se trata de una escena real. Según palabras de su director, salía más barato comprar el avión y estrellarlo contra el edificio que el coste que habría tenido realizarlo mediante efectos especiales. En concreto, el avión que se ha estrellado en esta película es un Boeing 747.

Cartel de Tenet / WARNER BROS PICTURES
Cartel de Tenet / WARNER BROS PICTURES

Batman estuvo muy presente

Christopher Nolan dirigió la trilogía de El caballero oscuro, pero lo curioso de esta película es que fue justo el primer día de rodaje cuando Robert Pattinson recibió la noticia de que había sido elegido para ser el nuevo Batman.

Así que la sombra del murciélago estuvo muy presente en el rodaje, tanto con su director como con su nuevo actor principal, a quien podremos ver en acción en la gran pantalla muy pronto y que ha despertado tantas dudas como interés.

Significado de Tenet

La palabra Tenet es un palíndromo, es decir, se lee igual en ambas direcciones. Sin embargo, esta no es su gran curiosidad. Lo más interesante es su significado ya que, a priori, es una palabra poco conocida y que hace que las personas tengan que pensar dos veces para recordarlo o, al menos, saber de qué trata.

En el propio título se encuentra ya una de las curiosidades de la película y es que Tenet significa dogma, canon o principio. En esta película, Christopher Nolan trata de demostrar la limitación que tienen los humanos para medir el tiempo, para lo cual se combina mecánica cuántica con la teoría de la relatividad. A priori, un argumento muy complicado de entender para el público de masas, pero que, finalmente (y a pesar de las rarezas a las que ya acostumbra Nolan), su argumento no es tan complicado como podría parecer en un primer momento.