Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Aspecto de uno de los juegos de Monkey Island / LUCASARTS

Se cumplen 30 años del juego Monkey Island y sacan una edición nueva

Después de tres décadas, el videojuego creado por LucasArts sigue teniendo una legión de seguidores en todo el mundo

Carlos Losada
5 min

Aunque la industria del videojuego siempre aparezca entre las más novedosas porque suele atraer a un público a priori más juvenil, lo cierto es que ya cuenta con una nutrida historia a sus espaldas y algunos de los juegos más famosos de todos los tiempos se idearon hace ya décadas. En el caso de Monkey Island, concretamente tres.

Y es que el mítico juego acaba de cumplir 30 años y lo ha celebrado con el lanzamiento de una edición especial para coleccionistas en la que se incluyen todas las entregas y material de merchandising que encandilará a los fans de esta saga.

Hace 30 años

Allá por 1990 la industria de los videojuegos distaba mucho de tener las dimensiones actuales, aunque ya estaba teniendo una gran relevancia gracias a los continuos avances que se estaban llevando a cabo en cuestión de tecnología. Uno de ellos era SCUMM, un motor desarrollado para aventuras gráficas que le otorgaba a los juegos un nivel gráfico y narrativo nunca visto hasta el momento.

The Secret of Monkey Island se programó para ser jugado sobre SCUMM (el quinto juego que se hacía sobre esta tecnología) y supuso un acierto, ya que resultó todo un éxito comercial. Tanto fue así que tras la primera aventura de Guybrush Threepwood, le siguieron otras cuatro.

“Quiero ser pirata”

Uno de los grandes atractivos de la saga de Monkey Island es el humor que le imprimen a todo lo que ocurre durante la aventura. Y eso se pudo comprobar desde el primer título de la saga. En él, un joven llamado Guybrush Threepwood (uno de los nombres más complicados y más míticos de la historia de los videojuegos) llega a la Isla Mêlée para convertirse en un temible pirata.

Así que tendrá que pasar una serie de pruebas por toda la isla para lograrlo. Mientras está sumido en su misión, el malvado pirata fantasma LeChuck rapta a la gobernadora Elaine Marley, de la que Guybrush está enamorado. Así que tendrá que contratar una tripulación y dirigirse a la Monkey Island del título a rescatar a la mujer que ama.

Similitudes con "Piratas del Caribe"

Desde que Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra se estrenara en todo el mundo, muchos han sido los fans de Monkey Island que han visto similitudes entre las tramas. En ambas hay un joven que quiere ser pirata, una joven a la que salvar pero que es de armas tomar (una es gobernadora y la otra la hija del gobernador) y un pirata fantasmagórico como villano.

Estas coincidencias probablemente se deban a que tanto el videojuego como la película beban de las mismas fuentes: las atracciones de Disney y sobre todo el libro On Stranger Tides de Tim Powers. No obstante, resultan cuanto menos curiosas.

El personaje de Guybrush Threepwood en Monkey Island / LUCASARTS
El personaje de Guybrush Threepwood en Monkey Island / LUCASARTS

La saga continúa

Como cabía esperar tras el éxito de la primera entrega, LucasArts decidió lanzar una segunda parte con el mismo motor SCUMM pero con mejores gráficos. En ella, titulada Monkey Island 2: LeChuck's Revenge, Guybrush se verá abocado a nuevas aventuras en las que se enfrentará a Largo LaGrande en la isla Scabb y, claro está, a LeChuck, que en esta ocasión se ha convertido en un zombi. Su final resulta sorprendente para tratarse de un videojuego.

Tras este lanzamiento, pasaron seis años hasta que Monkey Island volvió por la puerta grande, con una tercera entrega que tenía como título de The Curse of Monkey Island y unas mejoras gráficas que encandilaron a los jugadores. Posteriormente le seguirían en el año 2000 La fuga de Monkey Island y ya en 2009 Tales of Monkey Island.

Una edición especial

Con la conmemoración del 30 aniversario, los aficionados pueden hacerse con una edición que incluye los cinco juegos de la franquicia junto a materiales especiales para la ocasión.

Es el caso de un conjunto de pins de Guybrush, un memory stick de Lucasfilm, un libro en el que se explica Cómo se hizo, un póster con el insulto definitivo (una de las pruebas que debe pasar el protagonista para ser pirata es insultar correctamente), una entrada del parque de atracciones Big Whoop, una figura de resina de Guybrush y un pequeño diorama en el que se puede ver una escena clásica.