Menú Buscar
Cristina Pedroche y David Muñoz reciben críticas de su restaurante en Londres / EP

Las duras críticas a StreetXo London, el restaurante de David Muñoz y Cristina Pedroche

El restaurante del novio de Cristina Pedroche es uno de los más populares de la ciudad

3 min

Parece que Cristina Pedroche y la palabra polémica van siempre de la mano. La presentadora recibe prácticamente a diario malos comentarios cada paso que da en su vida. En esta ocasión las críticas no han ido dirigidas a ella directamente, sino al restaurante que posee junto a su marido, David Muñosz en Londres.

A pesar de que StreetXo London es uno de los restaurantes más populares de la ciudad --es difícil conseguir una mesa por la gran cantidad de reservas que tiene a diario--, la crítica gastronómica Fay Maschler no se ha contagiado de este espíritu y ha querido dejar claro la decepción que le ha supuesto su visita al templo de David Muñoz.

Cocina "provinciana y desfasada"

En su espacio en el diario Evening Standard, Maschler no deja bien parada la fusión de la cocina de Asia, Europa y América con la que el chef quiere estimular el paladar de sus clientes. La ha denominado "provinciana y desfasada". Además, ha añadido que "Muñoz menosprecia los grandes avances que se han hecho en la gastronomía".

La crítica no se ha quedado ahí en su opinión, Fay también ha querido considerar el ambiente del local, algo que tampoco le ha conquistado: "La decoración excéntrica del restaurante y el bullicio no deja lugar a la conversación". Además, el uniforme de los cocineros, que consiste en un batín a modo de camisa de fuerza, algo muy característico de Muñoz, le parece "ofensivo y hasta cuestionable legalmete".

Elevado precio

Maschel ha puesto la guinda final cuando se ha referido al elevado precio de la carta de una manera bastante irónica: "La cuenta es probablemente el doble de lo que debería ser, pero el ruido hace imposible discutirla".

Aunque están muy acostumbrados a las críticas, estas duras palabras han debido de caer como un jarro de agua fría a Pedroche y su marido, ya que han trabajado muy duro estos meses para arrancar este proyecto del que ambos se encargan personalmente.