Menú Buscar
Dos chupetes para bebés / PEXELS

La ciencia aclara las ventajas y desventajas de los chupetes

Una investigación española ha analizado diferentes estudios para averiguar las consecuencias de su uso en los más pequeños

3 min

El chupete es uno de los artículos más comunes para el cuidado de los bebés. No obstante, estos pueden acarrear tanto consecuencias positivas como negativas para ellos, como la ciencia ha sido capaz de de demostrar.

Los investigadores de la Unidad Predepartamental de Enfermería de la Universitat Jaume I de Castellón (UJI) han publicado un estudio en el que analizan un total de 1.897 artículos científicos para conocer las ventajas y desventajas del chupete, lo que permite a los progenitores poder actuar en base a ello.

Ventajas de los chupetes

El uso de este succionador tiene una serie de efectos positivos para el bebé. Por ejemplo, el aparato ofrece protección ante el síndrome de muerte súbita del lactante mientras duermen y estimula la capacidad de succión cuando esta aún no se ha desarrollado correctamente.

Además, los chupetes también pueden ayudar a que estén más calmados y relajados en situaciones de estrés y dolor. En estos casos, los investigadores no desaconsejan su acompañamiento con sacarosa aunque tampoco lo recomiendan, por cuestiones nutricionales, mientras que sí anotan que la lactancia materna es una mejor opción si es posible.

Desventajas de los chupetes

Estos elementos para bebés también pueden acarrear una serie de consecuencias negativas. Concretamente, su empleo ha sido relacionado con la posibilidad de sufrir malformaciones en boca y dientes, un abandono más precoz de la lactancia materna, la aparición de otitis media, el mantenimiento del hábito de succión digital y una disminución en la producción de los sonidos en el habla.

Otro de los efectos nocivos con los que relacionan el uso del chupete es la mayor posibilidad de que, cuando crezcan, estas personas puedan sufrir de tabaquismo.

Recomendaciones en caso de uso

Los científicos han especificado que, en caso de utilizar el mismo, es recomendable lavarlo con una solución de clorhexidina acuosa al 0,12% o sumergirlo en agua hirviendo para así evitar problemas y mantenerlo en buen estado.

También han señalado la importancia de realizar revisiones dentales para controlar que no se produzcan malformaciones y visitas pediátricas cuando se realiza lactancia para detectar cualquier consecuencia derivada del uso del chupete.