Menú Buscar
Piden cuatro años de cárcel para François Gallardo, el polémico extertuliano de 'El Chiringuito'

Piden cuatro años de cárcel para François Gallardo, el polémico extertuliano de 'El Chiringuito'

La Fiscalía le acusa de hacerse pasar por agente FIFA para estafar a un contertulio

3 min

La Fiscalía de Barcelona reclama cuatro años de cárcel para el tertuliano deportivo Francisco Gallardo --conocido como François Gallardo-- por supuestamente haberse hecho pasar por un agente de la FIFA para estafar a un amigo al que conoció en programas radiofónicos.

En un escrito de acusación , la Fiscalía sostiene que Gallardo se aprovechó de que la víctima tenía problemas económicos para intentar aparentar ante él "una solvencia y seriedad profesional de la que carecía".

Fingió ser agente FIFA y administrador de la empresa Sponsors para ofrecer a su amigo conseguir pingües beneficios a cambio de entregarle diversas cantidades de dinero, que le prometió llevar a un fondo de inversión relacionado con el mundo del fútbol.

21.000 euros

Se reunió en tres ocasiones con él --en abril, junio y julio de 2013--, entregándole cada vez 7.000 euros (un total de 21.000) y prometiéndole, en cada ocasión, devolverle al año siguiente cada entrega de dinero multiplicado por cinco o por seis.

Lejos de cumplir con lo pactado, Gallardo supuestamente se quedó con el dinero a excepción de 9.000 euros que le devolvió en tres entregas diferentes después de mucha insistencia por parte de la víctima.

La Fiscalía le acusa de un delito de estafa continuada con el atenuante de reparación parcial del daño, por el que, además de la pena de cárcel, solicita que indemnice a la víctima con 12.000 euros y pague 6.000 euros de multa, de cara al juicio previsto para el jueves 18 de mayo en la Audiencia de Barcelona.

"Y si no, desmiéntemelo"

François Gallardo se hizo muy popular por sus polémicas intervenciones como tertuliano en los programas Punto Pelota y El Chiringuito de jugones, en los que informaba de presuntas negociaciones para fichar jugadores de fútbol que finalizaba con la frase "y si no, desmiéntemelo", mientras señalaba con su dedo índice a la cámara.