Menú Buscar
Mujer sometida a la prueba del detector de mentiras / WIKIPEDIA

¿Los grandes mentirosos pueden burlar un detector de mentiras?

Investigadores certifican que se puede alterar la prueba con ejercicios mentales muy simples

2 min

¿Pueden los grandes mentirosos engañar a un detector de mentiras? Eso es lo que temen muchas personas ante las temidas pruebas de polígrafo, y parecen estar en lo cierto. Una investigación de la Universidad de Plymouth (Reino Unido), en colaboración con la Universidad de Padua (Italia) y publicada en la revista Human Brain Mapping, así lo afirma.

El estudio refleja que se puede superar al detector de mentiras de forma sencilla con una técnica de imágenes cerebrales llamada la resonancia magnética funcional (fMRI), que usa dos contramedidas mentales particulares. Esta investigación es la primera en explorar los efectos de las contramedidas mentales en la actividad cerebral en la IRMf, y ha demostrado que cuando las personas utilizaban las contramedidas la prueba era un 20% menos precisa

¿Cómo funcionan?

Los detectores de mentiras funcionan porque una persona que esconde algo delatará lo que está ocultando cuando se enfrenta a la misma en una lista. En otras palabras, si un ladrón ha robado un anillo de diamante, el anillo será más impactante para el ladrón que los elementos de control similares, como collares y brazaletes. En ese caso, el ladrón mostrará signos fisiológicos (por ejemplo, sudoración) que revelarán su culpa.

En dicho estudio se pidió a los participantes que ocultaran información sobre un dígito secreto que vieron dentro de un sobre. Los investigadores enseñaron a 20 participantes dos contramedidas mentales. La primera fue asociar memorias significativas con los elementos de control, haciéndolos más significativos. La segunda fue centrarse en los aspectos superficiales del elemento que intentaban ocultar, más que en la experiencia de familiaridad que evoca, para hacerlo menos significativo.