Menú Buscar
Tomarse una copa puede ayudar a pensar con mayor claridad

Tomarse una copa puede ayudar a pensar con mayor claridad

Un nuevo estudio demuestra que aquellos que no beben alcohol son más propensos a recordar la información falsa en comparación a los que han bebido

4 min

¿Alguna vez has presenciado un puñetazo durante una noche en la que llevabas unas copas de más? Y en caso afirmativo, quizás asumiste que probablemente no eras un testigo fiable porque habías estado bebiendo...

Una nueva investigación señala que, en algunos casos, esto no es el caso. Según informa el Daily Mail, hay un fuerte vínculo entre el alcohol y la delincuencia, sin embargo en ciertas situaciones el alcohol puede tener un efecto beneficioso sobre la memoria. La Encuesta de Delitos de Inglaterra y Gales refleja que el 70% de los incidentes violentos públicos entre 2013 y 2014 estaban relacionados con el alcohol y el 93% de ellos ocurrieron en pubs, bares y clubes donde se vendía alcohol.

Según se desprende de estos números, es probable que muchos testigos y víctimas estén bajo la influencia del alcohol cuando sean testigos de un crimen. Pero ¿son estos testigos borrachos siempre menos fiables que los sobrios?

Información engañosa

El estudio, publicado en Psychopharmacology, muestra que si el alcohol se consume después de presenciar un crimen puede proteger la memoria de la información engañosa. Los 83 participantes del estudio vieron un video de un robo en escena, donde un hombre y una mujer entraron en una casa y robaron joyas, dinero y un ordenador portátil. Los ladrones salieron rápidamente de la propiedad, antes de que el propietario pudiera detenerlos.

Después de ver la película, los participantes se dividieron en tres grupos: los miembros del primer grupo recibieron alcohol y eran conscientes de ello; el segundo grupo fue informado de que estarían bebiendo cerveza sin alcohol, pero de hecho sí bebían alcohol (el propósito era asegurar en la medida de lo posible que fuera el efecto del alcohol en sí y no las expectativas sobre el efecto de haber bebido alcohol); y el tercer grupo no bebió ninguna bebida alcoholica y eran conscientes de no estar bebiendo. En promedio, los participantes no superaron el límite de 80 mg de alcohol por 100 ml de sangre en inglés.

Todos los participantes fueron entonces expuestos a alguna información falsa sobre el video del crimen. Por ejemplo, se sugirió que el cabello del ladrón era marrón en lugar de negro.

Al día siguiente, todos los participantes regresaron al laboratorio estando sobrios. Mientras que investigaciones anteriores sugiere que el alcohol puede dañar la memoria y hacer a la gente más sugestionable, el estudio encontró que aquellos que no bebían alcohol eran más propensos a recordar la información falsa en comparación con los que habían bebido. Esto se debe a que el alcohol bloquea la nueva información entrante, incluida la desinformación, por lo que es menos probable que tenga un impacto negativo en lo que fue testigo.