Menú Buscar
El bebé junto a su madre en una foto de archivo

Un bebé a punto de morir por un beso con un herpes labial

La madre acudió al hospital hasta en tres ocasiones, pero los médicos no sabían de que se trataba

2 min

Parker O’Neill es un bebé irlandés de 16 meses, que ha estado viviendo un calvario que le ha llevado al borde de la muerte. Todo sucedió cuando una persona cercana a la familia besó al pequeño, un gesto habitual de cariño. Aun así, se trató de un beso 'envenenado'. Dicha persona, había tenido un herpes labial, que pese haber desaparecido del labio, el virus continuaba presente.

Un día, su madre Maria, vio como Parker tenía unas marcas horribles por toda su piel, por lo que corrió al hospital para ver de qué se trataba. Tuvieron que acudir hasta tres veces para poder concretar de que se trataba y someterlo a diferentes pruebas. Durante el proceso, Parker tomó hasta tres tipos diferentes de antibiótico, algo que podría haberse evitado fácilmente.  

Maria, de 22 años advierte ahora de este peligro. "Solo porque el herpes no sea visible no quiere decir que puedas besar a los bebés", afirma. Maria explica que se quedó horrorizada al saber el diagnóstico: herpes. "Es espantoso porque había leído sobre ello anteriormente, pero nunca pensé que nos pudiera pasar a nosotros", destacó.

Parker se está recuperando, aunque sufre un eczema y tiene que acudir al dermatólogo con cierta regularidad. "Apenas se está recuperando, aún no es él mismo y además sufre anemia, así que es toda una lucha para él".