Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El estudiante David Rui Xu Cheng / CG

El ‘gaming’ inclusivo visto por un estudiante de 23 años con tetraplejia

David Rui Xu Cheng es uno de los jóvenes españoles que ha podido probar y jugar con el mando Xbox Adaptive Controller

6 min

Es una lástima que te gusten o te apasionen los videojuegos, pero no puedas disfrutar de ellos. Es lo que pensaban y lamentaban los jóvenes, y mayores, con ciertas limitaciones físicas o movilidad reducida hasta hace poco. Y es que, en el mercado actual, apenas hay un mando pensado para el gaming inclusivo. “El Xbox Adaptive Controller es único en su categoría”, puso ya de relieve Microsoft en su lanzamiento en 2018. Hasta entonces, no existía ni esa posibilidad.

Pero ¿cuáles son las verdaderas ventajas o inconvenientes de este mando? Para responder a esta pregunta, Crónica Global ha entrevistado a David Rui Xu Cheng, un joven de 23 años estudiante de doble grado --Derecho y Administración y Dirección de Empresas-- en la Universidad Carlos III de Madrid.

Xu Cheng, nacido en Segovia, aunque sus padres son de China, vive en Madrid y es tetrapléjico desde los 16 años. No le gusta mucho hablar de ello, pero explica que su situación actual es fruto de una caída.

Xbox Adaptive Controller, para discapacitados o con mobilidad reducida
El mando Xbox Adaptive Controller para 'gamers' con movilidad reducida

Sesiones con el Xbox Adaptive Controller

La oportunidad de probar el Xbox Adaptive Controller le llegó de la mano de la Fundación Universia. “Me dijeron si me apetecía probar el mando y dar mi opinión al respecto y dije que sí”, explica el estudiante. De hecho, Xu Cheng ha participado con EA y Banco Santander en todas las sesiones de gaming inclusivo que se han hecho hasta el momento. “Fui a la sede de EA en Madrid para ver y probar el mando. Éramos un grupo con distintas necesidades”, subraya.

El mando en cuestión tiene un diseño muy sencillo. Tiene forma de rectángulo, en color blanco, y cuenta con dos grandes botones en color negro. En el lateral izquierdo, hay tres botones --del tamaño más habitual-- y una cruceta o D-Pad. Es bastante ligero, pero lo que más llama la atención son los 19 puertos de 3,5 mm que tiene en la parte frontal, así como dos puertos USB 2.0 para entradas externas y una toma de auriculares estéreo de 3,5 mm. Se puede usar con consolas Xbox One y en PC con Windows 7, 8.1 y 10.

Sesiones de gaming inclusivo de la Fundación Universia
Sesiones de 'gaming' inclusivo en la sede de EA en Madrid

Limitaciones

“El mando en sí no tiene muchas opciones, pero se le pueden añadir diferentes accesorios o controles externos”, señala Xu Cheng. Así, dependiendo del grado de movilidad de cada persona, se puede adaptar a distintas necesidades. “Yo muevo un poco los pies y, en mi caso, podría añadirle un pedal para jugar. La movilidad de mis manos es reducida y no puedo jugar con un mando que solo tenga botones pequeños”, matiza.

Por eso, en las sesiones en las que este joven pudo probar el mando de Xbox, se optó por añadir un joystick gigante para mover a los personajes y botones más grandes para poder presionar con la mano entera. “La primera vez lo probé poco tiempo, una media hora, más o menos, pero después gracias a la Fundación ONCE, donde yo hago rehabilitación, lo pude probar más”, señala este gamer.

Una buena solución, pero cara

Xu Cheng confiesa que siempre le han llamado la atención los videojuegos, pero que no suele invertir mucho en ello. Por ello, lamenta que el mando, en sí mismo, tiene muchas limitaciones y para sacarle el máximo provecho hay que invertir comprando periféricos.

“La verdad es que el mando no es tan asequible al final porque lo tienes que complementar. Es un poco simple para venderse solo”, remarca. El precio del Xbox Adaptive Controller en España es de 90 euros, pero los periféricos o accesorios pueden aumentar este coste inicial de forma considerable. Xu Cheng agradece que, por una vez, una empresa haya pensado en la minoría, en lugar de en la mayoría como suele pasar. “Es una buena iniciativa, pero un poco cara. Lo positivo es que es una solución para que todos podamos jugar”, remarca.

Deseo de Año Nuevo

No obstante, su deseo para el 2020 es que “las tecnológicas y las empresas en general hagan más pruebas inclusivas y que llamen a la gente con movilidad reducida para ver qué dificultades tenemos cada uno”.

Xu Cheng pide “soluciones que abarquen un mayor espectro de lesiones y necesidades, es decir, en la medida de lo posible crear algo que nos beneficie a todos”, concluye.