Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El 'smartphone' es una de las tendencias que no existían en 2010 / Free Photos - PIXABAY

Cuatro cosas que hacíamos en 2010 y que no tienen cabida en 2020

La sociedad y la tecnología han avanzando a un ritmo vertiginoso en la última década

Carlos Zapatero
6 min

A nivel tecnológico, los últimos diez años han sido especialmente significativos para la sociedad española. La irrupción de los teléfonos inteligentes y las diferentes fórmulas que han nacido a partir de su desarrollo han propiciado que muchos de los comportamientos y las acciones que teníamos tan arraigadas en 2010 hayan sufrido un importante revés.

La manera en cómo se consume internet y las películas o cómo se interacciona con los diferentes grupos sociales son un buen ejemplo de cambio. No obstante, existen muchos más. A continuación, algunos de los más destacados. 

Las series y las películas, mejor en streaming

Durante la década anterior, el cine era la única fórmula existente a la hora de disfrutar de los últimos estrenos en la gran pantalla. Y para ponerse al día con las series, la televisión también era el único instrumento que permitía a todos los seguidores de este género poder disfrutar del trabajo de sus actrices y actores favoritos.

No obstante, en los últimos años el panorama ha cambiado por completo. La aparición de las diferentes plataformas de streaming, como Netflix y HBO, además de Disney o Apple en los casos más recientes, permiten a los usuarios ver los últimos estrenos de sus respectivos catálogos sin necesidad, si quiera, de salir de casa. A través de una cuota mensual, todos los suscriptores pueden acceder a su contenido favorito en las diferentes plataformas que existen. Sin colas y sin aglomeraciones.

¿Llamar por teléfono para pedir comida a domicilio?

Anterior a la democratización de los smartphones, a la hora de pedir comida a domicilio el comportamiento más habitual era llamar a un determinado restaurante para solicitar la entrega en casa. No obstante, no todos los establecimientos disponían de este servicio y, en la mayoría de los casos, era el cliente el que tenía que pedir el encargo y desplazarse hasta el lugar en cuestión.

Un 'smartphone' / Jeshoots - PIXABAY
Un 'smartphone' / Jeshoots - PIXABAY

Tras la llegada de los teléfonos inteligentes con conexión a Internet, la situación cambió por completo. Diferentes aplicaciones como JustEat, Glovo o Uber Eats permiten a los usuarios disponer de una interminable oferta de restaurantes que permiten solicitar comida a domicilio, únicamente descargándose la app e introduciendo los datos bancarios y las preferencias culinarias personales.

El adiós de los SMS

Hace unos cuantos años, los mensajes de texto eran la fórmula más eficaz, a la par que económica, para comunicarse con los seres queridos. No obstante, gracias al desarrollo tecnológico, han sido muchas las empresas que han permitido que los usuarios de los teléfonos inteligentes puedan entablar conversaciones a través de aplicaciones de mensajería instantánea. Siguiendo una tendencia que ya estaba instaurada en los ordenadores personales, pero ahora de una manera mucho más eficiente, conectados siempre con un dispositivo en el bolsillo.

BlackBerry Messenger fue la primera aplicación en llegar. Sin embargo, la obligatoriedad de tener que disponer de un dispositivo BlackBerry para poder hacer uso de ella fue uno de sus grandes hándicaps. WhatsApp rápidamente se posicionó como la vía de comunicación más efectiva que existía a nivel internacional, permitiendo crear grupos, intercambiar fotografías o conocer la ubicación de cualquier familiar en cuestión de segundos. Incluso sin necesidad de vivir en el mismo país. 

La era del consumo online

Especialmente en la época de rebajas, eran muchas las personas que esperaban a determinados momentos del año para adquirir sus productos preferidos al mejor precio. Sin embargo, la expansión de las tiendas online y la amplificación de los canales de venta, a través de las redes sociales y las diferentes aplicaciones móviles, permite a todas las personas aprovecharse de los mejores precios en cualquier momento del año.

Ante un contexto como el actual, en el que la competitividad es tan grande, la guerra por disponer del mejor precio es uno de los principales aspectos de los que el consumidor puede resultar el principal beneficiado. Además, empresas como Amazon permiten realizar las entregas en determinadas ciudades apenas dos horas después de haber realizado la compra. Algo inaudito en la década anterior.