Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Unos padres se hacen una foto selfie con su hija para subirla a las redes sociales / PEXELS

Fotos en redes sociales antes de nacer: la pesadilla de algunos niños

El 'sharenting' consiste en documentar las primeras sonrisas, palabras, pasos y cada una de las anécdotas por parte de los más pequeños de la casa

4 min

El afán de algunas familias por documentar el día a día de sus hijos, compartir sus vivencias y hacer partícipes a los demás de sus logros ha provocado que Internet se inunde de fotografías e información de menores. Es lo que se conoce como sharentingun término que proviene del inglés combinando share --compartir-- y parenting -- paternidad--, y cuya relevancia ha sido tan alta que en el 2016 el diccionario británico Collins lo incluyó en sus páginas. 

De hecho, el último estudio realizado por el EU Kids Online 2019 muestra que el 89% de las familias españolas comparte una vez al mes, más o menos, imágenes o vídeos de sus hijos y solo el 24% les pregunta si están de acuerdo. El hecho de que esos menores cuenten con un álbum digital de sus experiencias puede ser positivo, pero también negativo. De hecho, en el momento en el que se sube una foto a la red se deja de tener el control del contenido publicado.4 Redes Sociales 

Huella digital

Compartir este contenido significa crear una huella digital, incluso antes de que el usuario nazca. En ocasiones, las redes se inundan de fotografías que explican la experiencia de algunas embarazadas al detalle. Tanto es así que solo en Instagram existen 19,4 millones de publicaciones con la etiqueta #pregnant, 24,9 millones de publicaciones con el hashtag #newborn y un total de 191 millones con #baby.

Entre los riegos más comunes del sharenting se encuentran: ser víctimas de fraudes, ciberbullying e, incluso, la pedofilia, ya que se aportan datos personales en cada fotografía. Por otro lado, este tipo de publicaciones pueden ejercer una falta de confianza en los menores ante la exposición pública De hecho, un 42% de los hijos siente vergüenza de lo que sus padres suben a Internet, según un estudio publicado por Microsoft.

Sanciones a los padres

A nivel europeo, existen una gran cantidad de sentencias que han obligado a las familias a eliminar fotografías de sus hijos publicadas en la red. En países como Francia, se imponen sanciones que van desde los 45.000 euros hasta un año de cárcel por la publicación de imágenes o detalles íntimos de la vida de los menores. Sin embargo, en España, la decisión de colgar una foto de los hijos a una red social está sujeta a la patria potestad.

Los expertos recomiendan desactivar las funciones de ubicación y geolocalización a la hora de compartir las imágenes y no dar demasiada información sobre la vida privada de los pequeños, sobre todo si no sabes a ciencia cierta quién puede ver o usar esos datos, de hecho, tanto Facebook como Instagram cuentan con opciones para limitar lo que ven otros.