Menú Buscar
Adrià Argemí, CEO de la empresa aeroespacial Pangea / PANGEA AEROSPACE

¿Quién pilota la empresa aeroespacial de Barcelona con apoyos millonarios?

El catalán Adrià Argemí, CEO de Pangea Aerospace, busca con su proyecto democratizar el acceso al espacio

5 min

Adrià Argemí es un ingeniero aeroespacial de Barcelona que ha vivido varios años fuera. Estuvo trabajando tres años y medio para Airbus en Francia y después hizo un máster de Diseño de Transporte Espacial en Italia. Sin embargo, en 2017 volvió a casa para lanzar su propia start-up: Pangea Aerospace. Algún día, quién sabe, podría ser el Elon Musk catalán. Ideas no le faltan.

De hecho, sus propuestas han derivado en un proyecto aeroespacial bastante ambicioso, pero no imposible. “Lo que queremos hacer es desarrollar un cohete pequeño para lanzar al espacio microsatélites que podrían tener el tamaño de un móvil”, explica Argemí a Crónica Global. Su idea, en apenas dos años, ha conseguido cerrar algunas rondas de financiación millonarias. Estos microsatélites, en palabras de este emprendedor, “podrían hacer cualquier cosa”, desde tomar fotos del mar, las viviendas y las fronteras, hasta controlar activos y podrían llegar a tener el tamaño de una lavadora.

Un equipo muy internacional

Para llevar a cabo su idea y hacerla alguna día realidad, Argemí se rodeó desde el principio de grandes profesionales y montó un equipo compuesto por otros tres ingenieros, que reclutó en su etapa en Italia, un director financiero y otro de operaciones, que venían de la escuela de negocios Esade, en la capital catalana.

“Arrancamos la start-up un grupo muy internacional compuesto por tres españoles, dos italianos y un sueco”, detalla Argemí. Ahora, ese equipo inicial de Pangea --que en griego significa “todo tierra”-- podría ampliarse hasta las doce personas en 2020.

Democratizar el acceso al espacio

El equipo de Pangea quiere, con su cohete, enviar microsatélites al espacio reduciendo notablemente el coste de los lanzamientos. “Nuestro objetivo final es innovar tecnológicamente y permitir democratizar el acceso al espacio reduciendo los costes”, añade Argemí. La teoría de Pangea señala que, con su tecnología aplicada a pequeños satélites de 200 kilogramos, como máximo, se podrían reducir los costes en torno a un 40%. “El precio medio hoy en día por lanzar un satélite estará en unos 30.000 euros el kilogramo tratándose de un pequeño lanzador”, según Argemí.

Por ello, los planes de esta start-up pasan por crear una tecnología de reutilización de los cohetes lanzados y, por otra parte, conseguir ser más eficientes, mediante la creación de mejores motores y la reducción de los costes de la gasolina. “La idea es que llegar al espacio sea con coger un avión”, detalla el CEO de Pangea. Así, Argemí tiene previsto contar con el primer prototipo entero de su motor a mediados de 2021 y lanzar, si la financiación sigue llegando, su primer cohete pequeño en 2025. “Hay que poner en práctica la teoría con demostraciones a pequeña escala”, matiza.

Apoyo económico

Pero como la innovación también tiene un coste y se necesita dinero para cambiar el mundo, Pangea requiere de financiación para crecer y hacer realidad su sueño. Así, acaba de cerrar una ronda privada de más de un millón de euros. Pero también ha contado con un impulso económico público --regional, estatal y europeo--. Es más, Argemí confiesa que están a punto de recibir una financiación europea “multimillonaria”.

“Estas inyecciones nos dan seguridad, músculo y también credibilidad”, pone de relieve este emprendedor catalán. “Creemos que se puede innovar en un sector hasta el momento dominado por presupuestos gubernamentales muy grandes. De hecho, ahora, cualquier universidad o empresa puede crear un pequeño satélite y lanzarlo al espacio de una manera relativamente fácil. Hace 15 años no hubiéramos dicho lo mismo”, recuerda Argemí.