Menú Buscar
Una usuaria con audioguía en un museo

Greta, la audioguía inteligente para museos y rutas turísticas

Este asistente de voz nace como alternativa a los aparatos portátiles tradicionales y ofrecerá una mejor experiencia a los visitantes más inquietos

Rosa Fuentes
3 min

Imagina la posibilidad de recorrer un museo con un experto que responda a todas tus preguntas, que te sugiera itinerarios adaptados a tus gustos y que no sea más costoso que una audioguía. Esa opción la han desarrollado tres profesionales y la han bautizado con el nombre de Greta.

Greta es un asistente virtual con servicio de voz (como el famoso altavoz Alexa) concebido como una nueva solución de inteligencia artificial que permite a los visitantes de museos, exposiciones y otros centros culturales disponer de un guía personalizado. Pero es más que eso.

Auriculares en la entrada de un museo para las audioguía / FREEPIK
Auriculares en la entrada de un museo para las audioguía / FREEPIK

Greta incluirá respuestas a las preguntas más frecuentes

Greta forma parte del programa de emprendimiento de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Y, según el responsable del proyecto, Xavier Domènech, esta guía inteligente de bolsillo “va un paso más allá de las audioguías que todo el mundo conoce”. “Será una nueva generación, una guía multimedia que incluye una interfaz de voz y se basa en la inteligencia artificial, lo que permite que el aparato interactúe con el usuario de manera plenamente bidireccional utilizando el habla”.

“Lo que hacemos es trabajar con guiones muy completos, en los que, al margen de unas explicaciones estandarizadas de las obras, que es como se hace la producción de una audioguía, se recogerán las preguntas más frecuentes para atender las dudas del usuario”, explica Domènech.

Una mujer con un audioguía visita un museo
Una mujer con un audioguía visita un museo

Un guía privado de bolsillo

La experiencia del usuario mejorará y será un aprendizaje mucho más dinámico, natural y personalizado que con una audioguía pregrabada. Será como tener un guía humano privado con toda la información del museo. “Solo será necesario hablarle al aparato. Greta nos podría explicar de viva voz informaciones sobre una técnica pictórica de cualquier cuadro que podemos encontrar en el recorrido de una exposición, otra información referente al autor y su obra”, comenta.

Greta, al funcionar simplemente con la voz, podría ser un instrumento adaptable a cualquier franja de edad, sobre todo las personas mayores. “Se trata de nichos de público a menudo excluidos de las pantallas táctiles y de una audioguía normal con botones, y esta tecnología que proponemos, en cambio, se adapta a ellos”, precisa Domènech aludiendo a los datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. Más de un 60% de la población con edades entre los 18 y 65 años no puede realizar tareas complejas con herramientas tecnológicas.